El número uno, el más sobresaliente, el más consistente. Rafael Nadal levantó hoy en Londres la copa que le acredita como el mejor tenista de 2019: pase lo que pase hasta el domingo en el Masters y la próxima semana en la Copa Davis, el español se ha asegurado acabar el año en lo más alto del ranking ATP.

Después de todas lesiones, no me imaginaba esto con 33 años y medio»

Nadal mantenía un pulso con Novak Djokovic por el número uno que se resolvió el jueves por la noche con la eliminación del serbio en la fase de grupos del Masters a manos de Roger Federer. El español partía con una ligera ventaja y dependía de sí mismo para asegurarse la primera plaza del ranking mundial, pero la derrota de Djokovic dejó todo resuelto.

Es la quinta temporada que Nadal acaba en lo más alto, después de 2008, 2010, 2013 y 2017. Cinco veces, las mismas ya que Roger Federer y Djokovic, los grandes rivales de su generación, y a una del récord absoluto de Pete Sampras. Pero hay un dato que le eleva: Nadal, con 33 años, es el más veterano en conseguirlo.

«Después de todas lesiones que he sufrido a lo largo de mi carrera, no podría imaginarme tener entre mis manos otra vez esta copa con 33 años y medio. Es algo muy emocionante para mí», señaló Nadal en la cancha del O2 Arena de la capital británica. «Hay mucho trabajo en la sombra para poder estar aquí. Sin mi equipo y sin mi familia, esto sería imposible».

La copa es tan grande que el propio Nadal la tuvo que soltar de sus brazos durante su discurso. «Pesa mucho», dijo entre risas el mallorquín tras vencer al griego Stefanos Tsitsipas.

Nadal ha añadido este año a su palmarés cuatro títulos más, dos de ellos de Grand Slam (Roland Garros y US Open) para elevar su cifra de grandes hasta los 20. Y todavía puede poner el broche de oro con el Masters y con la Copa Davis.