Rafael Nadal se mostró ayer «muy pesimista al pensar que el circuito internacional retome la actividad medio normal», enfado debido a la gran cantidad de viajes de los tenistas a los torneos que tienen lugar en todo el mundo. «Estamos en un momento muy difícil para todos tras un mes y medio durísimo con muchas perdidas irreparables», que aumentará por la crisis económica que habrá a raíz de esta situación y que generará «un gran sufrimiento en la sociedad por la gente que se verá afectada por la pérdida del trabajo«, indicó.

«Durante mes y medio hemos convivido con noticias muy desagradables, pero la actitud del personal sanitario ha sido memorable y la realidad es que es una pena que no se haya podido disponer de los medios que necesitaban», señaló.

«Hemos pasado una época muy mala y hemos tenido que tomar medidas extremas, porque desgraciadamente no tomamos las medidas preventivas adecuadas y ahora lo que sigue importando es salvar vidas», declaró Nadal, en una charla virtual organizada por la Federación Española de Tenis, en la que estuvieron otros tenistas como Feliciano López, Roberto Bautista o Pablo Carreño, tal y como recoge El Mundo.