Punto MX, tras más de ocho años de vida y ser el primer restaurante mexicano de Europa en lograr una estrella Michelin, no volverá a abrir tras el cierre obligado por la COVID-19, aunque su propietario, Roberto Ruiz, ha anunciado a Efe que abordará un nuevo proyecto para seguir «enchilando España».

Se mantienen su ‘antojería’ Salón Cascabel en el espacio gourmet de El Corte Inglés de la madrileña calle Serrano, su ‘taquería evolucionada’ Tacos, Margaritas y Punto en el Mercado de San Miguel, su línea de productos La Chipotlera y su taller de innovación, además de sus restaurantes en Colombia (Cantina y Punto), Bogotá (Tacos MX) y Lisboa (Barra Cascabel).

Y no sólo conservará, sino que ampliará con «dos nuevos conceptos» el servicio de comida a domicilio que inauguró en mayo durante el confinamiento.

La transformación inmobiliaria del barrio donde se ubicaba Punto MX en edificios de lujo con la correspondiente subida de alquileres, el cambio de la oferta gastronómica de la zona de Lista y la separación de su socio, el también mexicano Martin Eccius, le hicieron pensar durante el confinamiento que había llegado el momento de «cerrar una etapa», algo «doloroso», y emprender nuevos retos, que afronta «contento y con ganas».

«No es decisión fácil pero podemos hacer que sea la mejor decisión», dice a Efe Roberto Ruiz, quien «nunca» intentará «suplir Punto MX» porque fue un proyecto «muy único», pero sí volverá a la carga en noviembre con un nuevo restaurante que espera cumplir con las «expectativas» de su fiel clientela, que apreció su trabajo por traer a España auténtica cocina mexicana elaborada con ingredientes locales.

«Punto MX no nació para lograr una estrella Michelin, pero sí hicimos la cocina lo mejor que podíamos y eso es un hábito que no vamos a perder nunca. Hoy un restaurante súper gastronómico a lo mejor no es la respuesta, pero el nuevo proyecto tendrá su propio carácter», asegura el cocinero mexicano.

No obstante, considera que la alta cocina «siempre tendrá su espacio» en el panorama gastronómico español y mundial, y que seguirá «generando interés y clientela».

De momento, no plantea un crecimiento en sus modelos más informales. «Este año hay que afianzar lo que tenemos, además de volcarme al 200 por 100 en el nuevo proyecto, para que sea lo que yo quiero».

Lo que sí planea poner en marcha en septiembre son las visitas al Huerto Ecológico en Navas de Oro (Segovia) donde se cultivan, entre otros productos, los chiles que surten sus restaurantes: «Que la gente pueda disfrutar de un día en el huerto, cocinemos juntos y comamos y disfrutemos».