Los vecinos de Barcelona amanecieron esta semana con una obra callejera nueva: el grafiti Stop racism de TVBoy, uno de los máximos exponentes actuales del arte pop urbano, cuyos murales de la actualidad política y social llegan ahora en forma de un libro titulado La calle es mi museo. El citado grafiti es una denuncia contra el racismo y un homenaje a George Floyd, el afroamericano que murió a manos de la policía en Minneapolis (EEUU), y que ha desatado una ola de protestas y disturbios en numerosas ciudades estadounidenses.

«Las imágenes que hemos visto estos días son muy impactantes, y yo quería recordar esos hechos», explica a El Independiente TVBoy. En este grafiti puede verse a Floyd sujetando un cartel que reza «Stop racism». Tras la señal se distingue un corazón roto y sangriento y una pequeña bandera estadounidense. Esta última creación del artista ha tenido mucha repercusión a nivel internacional, ya que ha sido noticia en la BBC, Corriere della sera y Forbes. «Ojalá esto sirva para que maduremos un poco, y para mejorar en este aspecto. Aunque EEUU resulte lejano, en Europa hay racismo».

TVBoy niega que su trabajo sea político, simplemente es «un arte que hace que te preguntes cosas, cuestiones que derivan en varias interpretaciones. Quiero que la gente se replantee todas las ideas preconcebidas», señala el autor. Además de ser una disciplina que genera debate, esta es «democrática». Las creaciones de TVBoy son en la calle, un lugar accesible para todo el mundo, «estés donde estés». Ya que, «aunque alguien arrancase mi grafiti, puede que alguien le haya hecho una foto antes y la haya compartido en redes sociales. Esta es la gran ventaja de estar conectados».