La creatividad se expande por Carabanchel que vive su particular movida cultural. El barrio obrero de Madrid cuenta ahora con un nuevo lugar de referencia para las artes plásticas, los 3.000 metros cuadrados de la galería VETA.  “En Carabanchel se está tejiendo una red bastante interesante de artistas, no sólo de artes plásticas, sino de músicos, actores, bailarines.. Es el corazón artístico de Madrid. Sí que es verdad que para temas de mercados más elitistas, como los que compran estas piezas, sí que es un poco raro estar por aquí, pero en otras ciudades se ha dado ese flujo de públicos de todos los niveles sociales”, asegura el galerista Fer Francés, promotor de la nueva galería. 

Con 32 años, Fer Francés es una referencia en el arte contemporáneo. Vinculado al sector de las galerías por su familia, está dentro del mundillo desde los 14 años, asegura. En su trayectoria ha hecho de todo desde editar un disco a El niño de Elche o el proyecto de Truck Art Project, pero fue su asociación con el galerista Javier López la que le ha catapultado a ese lugar de referencia para las nuevas generaciones de creadores. 

Si bien las obras que expone no son para los bolsillos de sus nuevos vecinos, sí lo son para su disfrute. La galería es un espacio que quiere integrarse en el barrio. De entrada han dejado un solar como parque de perros y han traspasado los muros de esta antigua fábrica de cocinas transformada en galería con arte en forma de murales, como la gigantesca obra de Santiago Ydáñez que ocupa un solar frente a VETA. “Queremos hacerlo de la manera más orgánica posible, dentro de que esto es un negocio y que tenemos que facturar”.

El barrio está teniendo una efervescencia cultural muy importante».

Santiago Ydáñez, artista

Tras una pequeña exposición en una de las salas de la galería la galería ha inaugurado su espacio más grande con una muestra de arte que coincidiendo con ARCO 2022, emula una pequeña feria de arte. Ceci n’est pas une foire (Esto no es una feria) es una declaración de intenciones de la propuesta de catálogo de este joven galerista. Nueve creadores de los que siete no pasan de los 27 años, más el trabajo de Santiago Ydáñez (53 años) y la franco-libanesa Etel Adnan (1925-2021). Pero la idea de VETA no es quedarse como está en estos momentos, en los que apenas han limpiado el espacio de su antiguo uso para dar cabida a la muestra, su idea es transformar el espacio en los próximos años.

Una polaroid de Rosalía

Entre la propuesta de Francés sobresale la primera exposición mundial de Stillz, director creativo de Bad Bunny (en la foto con Rosalía) que lleva años haciendo polaroids a lo más nutrido del mundo reguetonero y del hip hop. Tiene 22 años y ha sido el fotógrafo más joven en hacer una portada de Playboy, la primera no protagonizada por una mujer.

“Es una gran aportación enorme a la ciudad y al país, porque no hay proyectos de esta envergadura en España, es un proyecto con mucha frescura y descomunal y al barrio le aporta mucho”, afirma el artista Santiago Ydáñez. “No sólo esta galería, sino la avalancha de artistas que está llegando al barrio, estudios de artistas como Mala Fama, estudios particulares como el Abraham Lacalle y otras galerías como Sabrina Amrani. El barrio está teniendo una efervescencia cultural muy importante. Y músicos, hay un montón de músicos que trabajan aquí en Carabanchel”, destaca el pintor.

“Las artes plásticas han tenido un despunte impresionante en la zona de Oporto, allí hay muchos estudios y artistas en esa zona del polígono”, explica Begoña Rius Peña, gestora cultural de Tu Patio hall de artistas y miembro de la junta directiva de la asociación Carabanchel distrito cultural. 

Santiago Ydáñez
Santiago Ydáñez, junto a su mural.

“Lo que hacemos en la asociación es reivindicar la cultura en todas las ramas. A nivel de barrio, se hacen actividades en la calle para acercar el arte a la gente”, afirma Rius. Según sus datos en Carabanchel hay más de 200 grupos e individuos que viven del arte en dos dimensiones en la parte creativa, vendiendo obras, y  en la parte formativa. “Las dos partes son importantes para que la gente entienda la cultura de una forma distinta, en todos sus aspectos y en todas las ramas, no sólo en las artes plásticas”, añade.

Los vecinos se paran ante el descomunal mural que Ydáñez ha pintado en el solar frente a VETA. Dos niños se adentran en el solar y van directos hacia la pared protagonizada por un gran caballo blanco que cabalga por la pared de su barrio. “El mayor quiere ser pintor”, dice su madre mientras el niño contempla petrificado el mural.