'The Doors'

logo
Los mejores biopics musicales

Cine | Música

Los mejores biopics musicales

Hay una buena razón para que la fiebre por los biopics musicales se haya desatado definitivamente: Los más de 900 millones de dólares que ha recaudado en taquilla Bohemian Rhapsody, la película que cuenta la historia de Queen y que le valió el Oscar y el Globo de Oro a Mejor Actor a Rami Malek por su encarnación del icónico Freddie Mercury.

No es de extrañar, por tanto, que ahora haya bastante expectación por el estreno el 31 de mayo de Rocketman, el biopic sobre la vida de Sir Elton John. El nuevo gran biopic musical de la temporada, con Taron Egerton en el papel del artista británico, ‘casualmente’ ahora embarcado en su gira mundial de despedida, que pasará en junio por Madrid.

De la misma manera que en la última década hemos vivido un auge de las memorias de rockeros -los que sobrevivieron a los años locos están ahora en edad de recapitular-, el negocio claro parece estar en el cine, que ofrece así una nueva perspectiva sobre personajes conocidos por todos.

Algo que nunca está de más, pues aunque hay bastantes películas sobre estrellas de la música, en realidad no son tantas como pareciera. Recordamos algunas, dejando fuera deliberadamente las dos ya mencionadas: Bohemian Rhapsody porque ya la ha visto todo el mundo y Rocketman porque todavía no se ha estrenado.

The Dirt (2019)

Netflix se adentra en los biopics con The Dirt, la película que pone imágenes a la hilarante y salvaje autobiografía coral de Mötley Crüe editada en 2001. Dirigida por Jeff Tremaine, es un intento divertido y razonablemente solvente de condesar en hora y media una historia de 35 años de excesos rockeros encadenados. Una buena forma de acercarse al legado del grupo, aunque como obra cinematográfica indique que Netflix aún puede hacerlo mejor.

The Doors (1991)

Una figura tan mítica y controvertida como la de Jim Morrison -muerto en 1971- debía tener un biopic a la altura. Y manos a la obra se pusieron el director Oliver Stone y su protagonista, Val Kilmer, una pareja volcánica que acabó haciendo un retrato entre pretencioso e insoportable pero también convenientemente épico de la fallecida estrella del rock. Con el tiempo, uno de los papeles más recordados y mayoritariamente aplaudidos de Kilmer. Fue algo así como el Bohemian Rhapsody de los noventa, pues volvió a poner inesperadamente de moda a The Doors en todo el planeta.

Walk the Line (2005)

Suele dejarse pasar un tiempo prudencial tras la muerte del ‘protagonista’ para acometer un biopic. Pero en el caso de Johnny Cash no fue así y dos años después de su deceso ya estaba en los cines Walk the Line (En la cuerda floja), un convincente relato dirigido por James Mangold e interpretado por Joaquin Phoenix -incluso cantando- y Reese Witherspoon. Él fue nominado, pero ella llegó a llevarse el Oscar por su caracterización de June Carter, la esposa fallecida cuatro meses antes que el icono del country.

Control (2007)

El fotógrafo y cineasta Anton Corbijn se puso detrás de la cámara para contar la historia de Ian Curtis, icono post-punk y líder de Joy Division. Una turbulenta vida que acabó en suicidio en 1980 con tan solo 23 años y que Corbijn relata con su personalísimo estilo en blanco y negro para darle más profundidad reflexionando, además, sobre la vida misma al retratar a un hombre torturado que nunca consiguió ser feliz.

Straight Outta Compton (2015)

A pocos kilómetros de las grandes epopeyas del rock que se gestaban a mediados de los ochenta en Hollywood vivía un grupo de muchachos afroamericanos en el peligroso barrio de Compton. Nadie daba un duro por ellos en medio de las contiendas raciales de Los Ángeles, pero Arabian Prince, DJ Yella, Dr. Dre, Eazy-E, Ice Cube y MC Ren encontraron su propio camino contando con crudeza y violencia cómo era la vida en el gueto. Así nacieron N.W.A. (Niggaz Wit Attitudes) para revolucionar el hip hop. Su historia la contó en 2015 F. Gary Gray.

La Bamba (1987)

Lou Diamond Phillips protagoniza esta cinta ochentera (con mucha música de Los Lobos) sobre el ascenso hasta el éxito del chicano Ritchie Valens, pionero del rock en castellano en Estados Unidos, cuyo mayor éxito fue la adaptación y modernización de una canción tradicional mexicana: La Bamba. Valens murió en 1959 en un accidente de aeroplano en Iowa, junto a los también músicos Buddy Holly y JP ‘The Big Bopper’ Richardson. Infausta jornada también recordada en este film dirigido por Luis Valdez y nominado en 1988 a los Globos de Oro como Mejor película de drama biográfico.

24 Hour Party People (2002)

Frenética y jocosa película de Michael Winterbottom que no se centra en un grupo o artista en particular, sino que retrata cómo era la vida en torno a The Hacienda, el club de Manchester fundado por Tony Wilson -verdadero catalizador de la trama- y que llegó a ser referencia mundial durante los ochenta y noventa, considerado algo así como la ‘casa’ de New Order, Happy Mondays o The Stone Roses. Un relato delirante de una época igualmente desfasada: No en vano, el sonido reinante allí pasó a la posteridad como ‘Madchester’.

Ray (2004)

Luces y sombras en la vida de Ray Charles -muerto en 2004-, todas ellas retratadas en este biopic intenso que destaca, claro, los logros y los grandes éxitos de este músico invidente desde los siete años pero sin olvidarse de los excesos, las infidelidades y la complicada asimilación de la fama. Una reflexión sobre sentimientos universales a través de Jammie Foxx como protagonista, tan perfectamente mimetizado con su personaje que fue premiado con el Oscar, el Globo de Oro y el BAFTA. El director, Taylor Hackford, resolvió el proyecto con sobresaliente.

Great Balls Of Fire! (1989)

Menuda locura de vida la de Jerry Lee Lewis -actualmente de 83 años-, pionero del rock n roll que deja como angelitos a todos los que vinieron después. Dirigida por Jim McBride y protagonizada por Dennis Quaid, la cinta relata su fulgurante ascenso en las listas de éxitos de los años cincuenta, incluso quemando y pateando pianos en escena, sin obviar escándalos como su matrimonio con su prima de trece años. Retrato de una época, en definitiva, en la que el rock nacía y era considerado verdaderamente peligroso por los adultos de entonces… El ciclo de la vida, vaya, pues siempre son los jóvenes los que terminan aupando a las nuevas tendencias.

Bird (1988)

Un espléndido Forest Whitaker encarna al saxofonista Charlie Parker, considerado uno de los padres del jazz moderno. Dirige Clint Eastwood evitando el relato lineal y optando por fundir diferentes aspectos de la compleja personalidad de Charlie, músico talentoso y adicto a la heroína -terminó muriendo en 1955 a los 34 años por problemas cardiocirculatorios-. El intenso trabajo del protagonista le propició el galardón como Mejor Actor en el Festival de Cine de Cannes, así como una nominación en los Globos de Oro.

Amadeus (1984)

El cineasta Milos Forman se basa en la (supuesta) rivalidad entre Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart para que el primero cuente como narrador la vida del segundo. Todo un fenómeno en la década de los ochenta, que consiguió que durante tres horas la gente dejara de ver videoclips en la MTV para adentrarse en un drama de época en la Corte de Viena. Fascinación, envidia e intrigas palaciegas, recompensadas al año siguiente de su estreno con ocho premios Oscar y cuatro Globos de Oro.

The Runaways (2010)

The Runaways fue un grupo de chicas pioneras a finales de los setenta. Joan Jett, Lita Ford, Cherie Currie, Micki Steele y Sandy West -hubo diversas alineaciones- se plantaron en el rockero mundo de los hombres con canciones tan rotundas como Cherry Bomb, Queens of Noise, Neon Angels (On the Road to Ruin) y Born to Be Bad. Su excitante historia de libertad y rebeldía llegó a la pantalla con Kristen Stewart como Joan Jett y Dakota Fanning como Cherie Currie, bajo dirección de la italiana Floria Sigismondi.

Tina (1993)

Otra apasionante vida que merecía ser contada. Icono de la segunda mitad del siglo pasado, Tina Turner tuvo que luchar contra el racismo generalizado y contra el machismo violento en particular de su marido Ike -Angela Bassett, la protagonista, se dislocó el hombro durante el rodaje por una de las palizas simuladas que le daba Laurence Fishburne-. La suya es una historia de superación que conoce la fama, cae en picado y recupera el pulso liberada de su ex hasta convertirse en gran estrella por derecho propio en los ochenta. Bassett ganó el Globo de Oro a Mejor Actriz de Comedia o Musical.

Camarón (2005)

Soberbio Óscar Jaenada en su interpretación José Monge Cruz, conocido como Camarón de la Isla, que consiguió con su talento llevar al flamenco al gran público rompiendo barreras artísticas y sociales. Otra epopeya vital hecha película y que repasa sus deseos, sus éxitos, sus luchas, sus adicciones, sus amoríos o la grabación de discos majestuosos. Un icono poliédrico que alcanzó la categoría de mito tras su muerte en 1992 a los 41 años.