El director de cine Michel Franco —ganador del León de Plata a la mejor dirección del Festival de Venecia 2020— (Ciudad de México, 1979) conmocionó las salas de cine de su país en su última película estrenada el pasado mes de octubre. Nuevo Orden, un impactante film de denuncia social llega a las salas españolas este viernes. En el largometraje figuran Naian González, Diego Boneta, Mónica del Carmen o Darío Yazbek (conocido por La Casa de las Flores de Netflix) entre otros.

La también candidata a Mejor Película Latinoamericana en los Goya 2021 es ficción que presenta un México donde la brecha económica es más pronunciada que nunca. Las clases más populares han comenzado un levantamiento y toman a los participantes como rehenes. La situación de caos es tal que ejército utiliza el desorden provocado por los disturbios para instaurar una dictadura militar en el país.

Títulos como La Valla de Atresmedia, El Cuento de la Criada o Years & Years de HBO demuestran que la distopía está en auge. Michel Franco detalla en una entrevista con El Independiente que si ya era tendencia antes, el Covid-19 lo único que hará es aumentar su presencia con un mensaje muy social. «El coronavirus sólo ha acelerado todo lo que estaba mal encaminado, el gran mal de la desigualdad económica no está atendido, nadie busca cambiar el abismo que hay entre clases», asevera.

«La corrupción de las élites se ve en todos los países»

Desde su punto de vista este género es efectivo en su crítica ya que le «da al espectador la distancia» necesaria para cerciorarse de lo que ocurre en el presente humanizando diferentes problemáticas. «Lo hace sin que lo sienta como el tratamiento que se hace de un documental», detalla. El también director de otros títulos como 600 millas expone que en Nuevo Orden veremos reflejados «problemas actuales». «La corrupción y falta de empatía de las élites se ve en prácticamente todos los países», asegura.

    • Compartir
    EFE

En este sentido, mencionando a los recientes disturbios en varias ciudades de España tras la encarcelación de Pablo Hassel, se demuestra que «en cada lugar tienen razones específicas», pero que «la constante» a nivel internacional es el «hartazgo de la gente y la falta de confianza en los líderes». Desde su punto de vista, los políticos no están oyendo las demandas del sociales. «Nunca lo han hecho, es un mal histórico y ahora les llega la factura por eso caemos en pesadillas como las que hemos visto en Estados Unidos», sostiene en referencia a la última presidencia de Trump.

Las élites no van a cambiar la situación actual, hay mucho egoísmo por parte de las clases privilegiadas»

michel franco

Michel Franco sostiene que es muy pronto para vaticinar lo que pueda pasar con Joe Biden. Aún así, no se corta en afirmar que, como mexicano, Trump «faltó el respeto a los mexicanos» descalificándolos «durante años». «Todo para justamente explotar el miedo y el enojo de los americanos canalizándolo contra los migrantes, mexicanos y latinos en general», detalla. «Es muy peligroso ese discurso, con lo cabreada que está la gente es muy fácil capitalizar el miedo».

Una moraleja implícita

A pesar de ello, el maestro del séptimo arte tiene esperanza en que «es posible cambiar sin llegar a un extremo de violencia». «Mi película sirve como alerta, creo que la literatura y el cine pueden hacernos entender a dónde no queremos llegar», explica. «Las élites no van a cambiar la situación actual, hay mucho egoísmo por parte de las clases privilegiadas», concreta. «Están defendiendo lo suyo, no quieren realmente que la situación mejore por el bien común y van a terminar hundiéndonos a todos como se ve en la película».

    • Compartir
    Contracorriente Films

Más allá del lujo que ostentan muchos de sus personajes, las situaciones de violencia explícita desmedida y la denuncia de desigualdad social; Michel Franco pretende realizar una enseñanza. Su película, en definitiva, es todo un arma política que quiere poner sobre relieve el posible impacto real del devenir de nuestro presente más cercano. Aún no sabemos cómo estaremos en diez años, lo que sí que hay que tener en cuenta son las señales que nos ha enseñado detectar la Historia. Muchas de ellas se están repitiendo.