Agentes del grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la Comunitat Valenciana han intervenido un óleo sobre lienzo atribuido falsamente al pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo y que se estaba comercializando por 100.000 euros.

Las investigaciones, con la colaboración del grupo de robos de la Comisaría Provincial de Málaga, se iniciaron en abril de 2019 cuando el grupo de Patrimonio Histórico de la Policía de la Generalitat detectó una publicidad sobre la obra que anunciaba su venta avalada con certificado y por el citado importe, según ha informado Generalitat en un comunicado.

Dos intermediarios se encargaban de su comercialización y un perito en arte de nacionalidad italiana expedía el certificado de su puño y letra.

Los agentes del grupo de Patrimonio comprobaron, tras ser asesorados por los «algunos de los mayores especialistas actuales sobre la obra de Murillo», que a pesar de que la pintura estaba firmada por Murillo, se trataba de una obra que podría haber sido realizada por un discípulo suyo y podría pertenecer a la Escuela de Murillo.

Las personas expertas confirmaron su dictamen y aseguraron que «la dureza de las sombras respecto a las autógrafas del maestro, el diferente tratamiento del paño y los rasgos de la anatomía permiten pensar que estamos ante una obra ejecutada por un seguidor posterior al pintor».

«El lienzo sobre el cual está pintada esta obra pertenece al siglo XVIII, muchos años después de que el artista falleciera. El modelo original de Murillo más próximo a este cristo crucificado se encuentra en el Museo del Prado de Madrid», señalaron.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga se ha encargado de instruir la causa y ha dictado la consiguiente orden de búsqueda y detención del vendedor del cuadro y la intervención de la obra, llevados a efecto por parte del grupo de robos de la Comisaría Provincial de Málaga.

Tras haberse acreditado que la obra no es original del pintor sevillano, el grupo de Patrimonio Histórico solicitó al Juzgado de Málaga medidas de protección para «no menoscabar el prestigio artístico de Murillo e influir negativamente en el valor económico de su obra», así como para «evitar el posible engaño o fraude a terceras personas».

El Juzgado de Málaga ha acordado proceder al marcaje de la obra como falsa en su anverso y reverso, y que sea entregada nuevamente a su propietario o, en su defecto, sea depositada en el Museo de la Policía y pueda ser utilizada para la docencia a nivel policial.