El interés por el arte, los museos y las exposiciones no paraba de crecer. La era digital no conseguía amedrentar la tendencia al alza de la cultura y cada año eran más las personas que visitaban los espacios dedicados a la misma. Tanto es así, que el propio Ministerio de Cultura y Deporte anunciaba al finalizar 2018 que ese mismo año «la cifra de visitas a los 16 museos dependientes de la Dirección General de Bellas Artes» había alcanzado «los 3.013.998» y especificaban que se trataba de «el dato más alto desde que se tiene registro».

Sin embargo, cuando parecía que la nueva ‘época dorada’ del museo en España había alcanzado su esplendor, llegaba 2019 y con él un positivo crecimiento de los adeptos al turismo artístico. En este nuevo periodo el Museo del Prado registraba 310.480 visitantes más que que el año anterior «gracias a las actividades y exposiciones creadas con motivo del Bicentenario», el Museo Reina Sofía 527.390 más y otros como el Thyssen también zanjaban su balance anual con 106.966 visitantes ‘extra’.

Artistas, sociólogos y periodistas calificaban como «imparable» este movimiento y los datos indicaban los dos primeros meses de 2020 que el crecimiento no se debía a un hecho puntual del 19, sino a «una mayor implicación», entre otras razones por la «fidelización de un público que acude con mayor asiduidad al museo y que lo entiende como un valioso espacio de aprendizaje y enriquecimiento personal en su vida».

«En enero y febrero se mantuvo la cifra de visitantes un 10% por encima del récord de 2019», explicaba a El Independiente Carlos Chaguaceda Álvarez, jefe de Comunicación del Museo del Prado, «se estaba consolidando esa tendencia tan creciente». Pero, lo que nadie imaginaba era que una pandemia lo cambiaría todo. El virus lograba la pasada primavera vaciar las calles, las oficinas, los supermercados… Y también los museos.

Según datos publicados por el Ministerio de Cultura y Deporte, en 2020 la cifra global de público en los museos estatales ha sido de «1.058.918 visitantes», lo que supone un descenso del 63,55% con respecto al dato de 2.905.337 personas que visitaron estos centros en 2019. Concretamente las visitas de El Prado se han desplomado en un 73,4% – de romper su récord en 2019 con la visita de 3,2 millones de personas, a reducir su afluencia hasta los 852.161 visitantes- «hemos pasado de 8.500 visitantes diarios a no más de 1.000 cada jornada», según Chaguaceda.

Además, añade que «habitualmente el 65% de los visitantes eran internacionales, 20% nacional de fuera de Madrid y el 15% residentes en Madrid» y que por el contrario «ahora el 85/90% de los visitantes son madrileños o residentes en Madrid».

El Reina Sofía, el Guggenheim o el Museo Thyssen-Bornemisza también han experimentado un descenso del 71,8%, 73, 02% y 67,05% de visitantes respectivamente en 2020. Además, a escala internacional y como recoge el informe anual que elabora el medio británico The Art Newspaper, en referencia a la asistencia de cada año a los cien museos más visitados del mundo, «las visitas a espacios como el Louvre o la National Gallery de Londres se habrían reducido drásticamente en un 77%» debido a los cierres y el impacto en el turismo de la emergencia sanitaria.

El segundo más popular, el Museo Nacional de China de Beijing, contaba en 2019 con 1,6 millones de visitantes pero tuvo que cerrar sus puertas a partir del 25 de enero y cuando volvió a abrir su capacidad se redujo en un 90%.