Cultura

Majas y Venus: las mujeres de Goya y Tiziano, juntas en la reordenación del Museo del Prado

El Museo del Prado reestructura las salas dedicadas al pintor aragonés con dos nuevos bocetos religiosos y una novedosa contextualización de sus majas

© Museo Nacional del Prado.

Las Majas de Goya, la desnuda y la vestida, comparten desde este martes espacio con la Venus recreándose con el Amor y la Música de Tiziano tras la nueva propuesta de exhibición y modificación arquitectónica presentada por el Museo del Prado.

Esta reinstalación se ha llevado a cabo tras la salida de una significativa selección de obras del artista con motivo de la colaboración de la pinacoteca en la exposición celebrada recientemente en la Fondation Beyeler, en Basilea, y debido a los préstamos que el museo aprobó para por entonces: «Estos cuadros son dos de los más icónicos del Prado. Antes de la pandemia, teníamos tres millones de visitantes. No todos ven todo el museo, pero estos sí son cuadros que ve todo el mundo. Por eso, decidimos tirar un muro para que se puedan ver mejor y de una forma más contextualizada», afirmaba en rueda de prensa el director de la pinacoteca, Miguel Falomir.

Así, el Museo del Prado ha terminado con las «congestiones» de visitantes que se agolpaban para ver las Majas de Goya al ampliar el espacio que las acoge en las salas 34-38 del edificio Villanueva, además de acompañarlas con una nueva obra de Tiziano que bien pudo inspirar a Goya en este «subgénero» de pintura: «Tenemos un nuevo montaje para dos piezas icónicas, que en periodo prepandémico, con tres millones de visitantes anuales, generaban congestiones importantes», ha señalado Falomir, que añade, «se trata de una serie de intervenciones para abrir el museo al entorno circundante».

En este sentido, con la reordenación de sus salas también se han abierto los balcones de estos espacios dirigidos hacia el Paseo del Prado y el Jardín Botánico para permitir la entrada de luz natural, «creando una atmósfera más luminosa»; y se han pintado las paredes de un tono más cálido en lugar del «lúgubre gris anterior», para ofrecer «un acercamiento más panorámico y arquitectónico a la creación artística de Goya», ha dicho el director de la pinacoteca.

«La modificación arquitectónica de estas salas ha permitido ampliar el espacio expositivo de las Majas y establecer innovadores diálogos entre las obras más populares de la producción del maestro aragonés y Venus recreándose con el Amor y la Música de Tiziano, como reflejo de la decoración de uno de los gabinetes en el palacio del valido Manuel Godoy».

© Museo Nacional del Prado.

Con este nuevo espacio expositivo se han unido también en una sala contigua, situada en el mismo ala del museo, los dos primeros bocetos preparatorios que realizó Goya para el cuadro del altar La predicación de San Bernardino de Siena ante Alfonso V de Aragón, destinado a una de las capillas de la nueva Real Basílica de San Francisco el Grande de Madrid. Asimismo, en esta misma sala, presidida por Cristo crucificado de 1780, que le valió al artista su ingreso a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se reúnen también otros tres bocetos de cuadros de altar para importantes iglesias.

 © Museo Nacional del Prado.

Por su parte, las salas 35 y 36 continuarán el recorrido por los retratos pintados por Goya a partir de la década de 1870 y hasta el 1800, mostrando el panorama de clientes que buscaron al artista convertido en el retratista más importante de la corte: Carlos III, cazador, Los duques de Osuna y sus hijos, Un garrochista, El general Antonio Ricardos, La reina María Luisa con tontillo o Carlos IV.

Menos visitantes de los esperados

Antes del comienzo del acto, Falomir ha atendido a los medios abordando la actual cifra de visitantes del museo. El director de la pinacoteca ha reconocido que la afluencia de público «iba bien» hasta el pasado puente de la Constitución, en el mes de diciembre, donde comenzaba a notarse la incidencia de la variante omicron de coronavirus.

«Es verdad que las visitas se están recuperando, pero no con la celeridad que se preveía», ha afirmado Falomir, quien además añade que en este momento han vuelto a subir. «Estamos mejor que hace un mes, pero lejos de las cifras de noviembre, porque el mes pasado se produjo una vuelta a los visitantes de junio», ha concluido.

Te puede interesar

Comentar ()