Cultura

La huelga de transportistas paraliza el sector cultural: "Nos ha dejado al pairo"

Traslado de una de las obras pertenecientes al Real Monasterio de Santa María de Sijena (Huesca) en diciembre de 2017. RRSS

El paro indefinido de transportistas, convocado por la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera, sigue manteniendo en vilo a España en su duodécima jornada de protestas, y pese a la ayuda de 500 millones de euros anunciada por el Gobierno esta semana para compensar el alza del precio de los carburantes. Empresas como la conservera Calvo, la galletera Cuétara o la cooperativa Dcoop han tenido que interrumpir sus procesos de fabricación e incluso cerrado temporalmente sus plantas por la «falta de suministro». También Danone paró el miércoles la producción en dos de las siete plantas que tiene en España, y firmas como Nestlé, Estrella Galicia o Heineken han advertido de que deberán hacerlo próximamente.

Pero a la preocupación de los consumidores, que ha provocado el desabastecimiento de productos básicos en supermercados, y a los ceses de producción en algunas industrias que están generando numerosas incógnitas de cómo se va a solventar el descontento, se suma ya también el sector cultural: «Con motivo de la huelga de transportistas, El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (@cacmalaga) se ha visto obligado a posponer hasta nueva fecha la exposición Schnabel and Spain: Anything Can Be a Model for a Painting prevista para el 25 de marzo» subrayan desde la pinacoteca andaluza.

«El centro ha esperado hasta el último momento con la esperanza de poder llevar a cabo la muestra en la fecha prevista buscando otras alternativas de transporte, sin éxito, debido a las dimensiones de las obras de arte que componen la muestra».

Las obras de Spain: Anything Can Be a Model for a Painting, fechadas desde el año 1997 y hasta la actualidad, y cuyo montaje estaba previsto que comenzara este miércoles, permanecen en un contenedor en Algeciras, adonde llegaron el pasado lunes vía marítima procedentes de Estados Unidos. Según fuentes del centro, el plan contemplaba trasladar las pinturas hasta Málaga por carretera en un tráiler, pero «la huelga de transportistas lo ha impedido»: «Las obras son de gran formato, algunas rondan los tres metros de alto por otros tres de ancho, y el museo no ha podido conseguir ninguna alternativa para realizar el trayecto, porque en camiones más pequeños o furgonetas los cuadros no cabían».

La muestra, comisariada por Fernando Francés y Cy Schnabel, y aún sin nuevas fechas para su presentación, está incluida en los principales museos internacionales y colecciones privadas, como el Museo Metropolitano de Arte, MET; el Museo de Arte Moderno, MOMA; el Museo Guggenheim y el Whitney Museum of American Art de Nueva York; el Museo de Arte Contemporáneo, MOCA y la Fundación Broad Art de Los Ángeles, el Centro Georges Pompidou de París o el Reina Sofía de Madrid, para quien de momento no ha tenido afección la situación «por los pelos» dado que su próxima inauguración no se contempla hasta el próximo 4 de mayo, fecha en que esperan «todo transcurra con normalidad»: «De momento están llegando bien los préstamos para las próximas exposiciones, cuyas fechas de inauguración se mantienen. Este martes tuvimos una inauguración, Carlos Bunga, Contra la extravagancia del deseo, y hemos tenido mucho margen de tiempo para recibir las obras dentro del plazo estimado», apuntan en declaraciones para este periódico.

Mismas palabras podrían ser las del Museu Nacional d’Art de Catalunya, si no fuera porque en su caso las complicaciones tienen que ver con la construcción de infraestructuras y el material de los paneles que albergan sus exposiciones: la madera. «El MNAC está trabajando en el montaje de la exposición Turner. La luz es color, que está prevista que se inaugure el próximo 18 de mayo. Es cierto que no hemos tenido, hasta ahora, inconvenientes con el traslado de las piezas que la forman, pero sí con la construcción de su infraestructura. La empresa distribuidora no ha advertido del problema de abastecimiento de materias primas como la madera, consecuencia de esta triple crisis energética y de transporte que ha desencadenado la guerra de Ucrania», señalan desde el museo.

En este sentido, desde Feltrero División de Arte, empresa con más de tres décadas de experiencia en el sector cultural, que engloba «desde el transporte y almacenamiento de obras, y hasta el diseño, producción y montaje de exposiciones», apuntan a que la situación «se veía venir». «Todo se vuelve más complicado cuando tratamos con obras intercontinentales, pero las circunstancias, el disparo de precios y la escasez de materias primas nos afecta desde hace tiempo. En nuestro caso al transporte por carretera hay que sumar los costes aéreos».

Pero alejada de los museos, la huelga de transportistas afecta también a los lectores que esperan impacientes la llegada de algún título en particular en los estantes de sus librería de confianza, o al inicio de la Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza. La cita, prevista para este jueves podría retrasarse hasta una semana o desplazarse al próximo mes de septiembre. «Por la huelga del transporte, las casetas de la feria están en Badajoz, en un camión con las ruedas pinchadas. Las librerías estamos por la labor, en la mejor disposición, de adaptarnos a cualquier cambio, como que empiece el 31 de marzo y concluya el 17 de abril, pero todo es laborioso «, explica el librero Pablo Parra, que lamenta: «No pudimos celebrar ni la Feria del 2020 ni la del 2021 y estábamos muy ilusionados. Y de repente, este encadenamiento de circunstancias nos ha dejado al pairo».

El paro de trasporte se ha convertido en el más grave ocurrido en España desde el cierre patronal de junio de 2008, que duró 11 días y en el que murieron dos camioneros atropellados cuando participaban en sendos piquetes, uno en Granada y otro en Portugal. En el actual, se ha alcanzado la cifra de 67 detenidos y 6.969 convoyes de camiones con mercancías y bienes escoltados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según señalan fuentes del Ministerio del Interior en la recopilación de datos del undécimo día consecutivo de protesta, una fecha señalada por el Gobierno de Pedro Sánchez como «clave» para recuperar la normalidad previo acuerdo con los propios transportistas.

Te puede interesar

Comentar ()