Cultura

Sant Jordi vuelve a la normalidad con fuerza: "Prevemos 22 millones de facturación"

Varias personas caminan por las Ramblas de Barcelona en el día de Sant Jordi. Europa Press

Sant Jordi salvó a su princesa matando al dragón de cuya sangre brotó un rosal con las rosas más rojas que jamás se habían visto en el año 303, al tiempo que el mismo día, pero de 1916, morían tres grandes de la literatura universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Desde entonces, en una vista pintoresca en el sol de la primavera, y en su recuerdo -de leyenda e historia-, las calles y plazas de diversos puntos del país están llenas de puestos de venta de libros y rosas cada 23 de abril. Las de Barcelona en especial. Y este año no iba a ser menos.

Tras dos años marcados por las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus, la ciudad condal concentrará de nuevo la fiesta el próximo sábado, esta vez, en una superilla literaria de más de 140.000 metros cuadrados en las calles del centro. El epicentro de la celebración de la festividad será el tramo comprendido entre Gran Vía y la Avenida DiagonalPau Claris y Balmes. Los vehículos podrán circular por las calles perimetrales y por las calles de Aragón y Valencia, y el resto serán sólo para peatones. Así, este perímetro acotado del centro de la ciudad se prevén dos espacios diferenciados. Mientras el eje del paseo de Gràcia se reservará para libreros y floristas profesionales, el eje de Rambla de Catalunya se destinará a asociaciones y entidades.

Según el presidente de la Cambra del Llibre, Patrici Tixis, el objetivo es que se pueda pasea «con seguridad y con tranquilidad», sin embargo la decisión no está exenta de polémica. Múltiples editoriales pequeñas y locales de Cataluña han mostrado su descontento al Ayuntamiento de Barcelona de que sea el Gremi de Llibreters de Catalunya quien asuma el reparto de espacios público para la Diada. En un comunicado, las pequeñas entidades califican de «hecho contradictorio» que «un Ayuntamiento que se abandera de la municipalización de los servicios públicos decida externalizar uno que nunca lo había sido. En ningún momento se ha comunicado públicamente el motivo detrás de la decisión y el proceso ha estado ocultado, ya que las entidades que montamos las paradas cada Sant Jordi no hemos recibido ninguna información sobre este cambio de gestión».

A juicio de Maria Carmen Ferrer, la presidenta del Gremi, este Sant Jordi «marcará el inicio de una etapa en la que la pandemia será un recuerdo». Ferrer espera que sea «un gran Sant Jordi» gracias también la hecho de coincidir en sábado y asegura en palabras para El Independiente, que en el centro de la ciudad habrá 300 paradas de libros del gremio, 170 de las cuales con firmas de autores, un récord que supera las 240 que hubo en la edición del 2019.

Objetivo: igualar la facturación de Sant Jordi del 2019

El sector del libro afronta este Sant Jordi con optimismo. Editores y libreros esperan igualar la facturación de la Diada del 2019, cuando se vendieron un total de 1,6 millones de libros, lo que supuso unos 22 millones de euros de facturación: «Es un año nuevo con espacios diferentes, no tenemos muchos referentes pero esperamos acercarnos al 2019», subraya Tixis, que añade: «Será el primer Sant Jordi sin restricciones después de dos años. Nos traerá ventajas que esperemos que se consoliden para el futuro. Esperemos que sea uno de los Sant Jordi más relevantes de la historia».

Por su parte se venderán unos 6 millones de rosas, un 43% más que el año pasado y cerca de las cifras récord del 2019, según las previsiones del Gremi de Majoristes de Mercabarna-Flor.

Rosas y libros solidarios

La Diada de Sant Jordi regresa acompañada de múltiples actos solidarios organizados por entidades sociales. Es el caso de la asociación Amic de la Gent Gran que ha organizado ‘Sant Jordi en compañía’, una iniciativa que contará con 20 paradas en las que recogerán rosas y libros para llevarlos a 2.000 personas mayores que sufren soledad. Además, la asociación ha elaborado un listado de 10 lecturas imprescindibles sobre la vejez, encabezado por ‘Yo, vieja’, un recorrido por los derechos humanos en la vejez, escrito por la doctora en Psicología Anna Freixas (Barcelona, 1946), ganadora del Premio Amigos de los Mayores 2021.

Por su parte, con ‘Una Rosa, Una Oportunidad’, la Fundació Comtal también venderá rosas para recaudar fondos que irán destinados a garantizar el derecho a la educación de niños y jóvenes, y Cáritas leerá en la Parroquia de Sant Pau del Camp textos de personas que viven en la calle durante toda la mañana bajo el lema ¡Un Sant Jordi donde el Dragón se coma el sinhogarismo! Asimismo, un año más, el Mercat Social pondrá en marcha la campaña ‘Roses que transformen vides’ para contribuir a la inserción sociolaboral de personas con discapacidad intelectual y trastornos mentales de la Fundación Portolà.

Te puede interesar

Comentar ()