Cultura

La Feria del Libro desborda las expectativas y supera los 10 millones de euros en ventas: "Ha vuelto a ser la que era"

Varias personas pasean por la Feria del Libro 2022. Europa Press

La Feria del Libro volvía a sus cauces habituales el pasado 27 de mayo prometiendo ser la del reencuentro. De verdad. Y es que después de aquel «parecido testimonial» en formato digital en 2020, y la acotada de 2021, en la que se redujo el espacio y se limitó su acceso a zonas marcadas, la de 2022 iba a regresar «como nunca antes en el siglo XXI», como en un viaje «en busca de otros estados, otras vidas y otras almas» pero donde solíamos y como solíamos». Y dicho y hecho.

Con 378 casetas y 423 participantes entre librerías de la Comunidad de Madrid (107), y editoriales de toda España (109), distribuidores (14) e instituciones oficiales (23); además de los mayores patrocinadores de la Feria -el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid- y, de forma excepcional, con un pabellón de la Unión Europea que ha albergado actividades en las que más de 150 ponentes internacionales han debatido sobre cambio climático, energía, desinformación, ciberseguridad, igualdad o relaciones exteriores, la edición número 81 de la Feria del Libro de Madrid ha superado todas sus expectativas.

El total de ventas realizadas en la 81ª Feria del Libro de Madrid asciende a 10.207.000 euros. Supone un incremento del 2% respecto al año 2019. El dato de afluencia de visitantes supera los tres millones. Ni las temperaturas extremas ni la activación de alertas por viento, que obligaron a cerrar antes del horario habitual el último sábado, han impedido que se superen los datos de 2019. «Pretendíamos que esta edición recuperara su forma y tradición pero que además, fuera la más grande vista hasta el momento. La Feria de 2022 ha sido grande estructuralmente y el balance desde la organización es de que la gente está contenta, es positivo. El mejor acierto creo que ha sido trasladar las grandes firmas a zonas que no entorpezcan el paso y eliminar la megafonía. Me gustaría pensar que todo lo bueno que ha sucedido en la Feria del Libro de este año tiene que ver con la buena gestión, ha sido un gran reclamo al que inevitablemente también debemos que no haya llovido. La Feria ha vuelto a ser la que era», subraya la directora de le Feria del Libro, Eva Orúe, en palabras para El Independiente.

Y mismo es el balance de Andrea Levy, Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte, que asegura que la Feria del Libro de Madrid ha sido «la de la emoción e ilusión y ha desbordado todas las expectativas. Los madrileños han vuelto con muchas ganas de leer y encontrarse con libreros y editores. Esta Feria del Libro ha tenido un papel muy especial por esos jóvenes que se han vuelto adictos a la lectura».

La edición de este año no daba lugar a país invitado ni a los planos que se daba a la gente para ver dónde estaban las casetas, que en su lugar se han sustituido por pantallas, vinilos, códigos QR y personal especifico que ha ayudado e informado a quien lo ha necesito. Algo, dice Orúe, que no ha acabado de convencer del todo a los más mayores de la Feria. «Ha sido la novedad para la que la gente ha sido más reacia, contraria al hecho de que no hubiera país invitado. Que no hayamos contado con país invitado ha sido una ruptura pero no una voluntad de que en el futuro sea así».

El balance final de esta edición que celebra su 81 aniversario es muy positivo también para los autores y editoriales como Destino, para quien la Feria ha sido una «verdadera fiesta». «Se notaban las ganas de un reencuentro como los de siempre. En Destino hemos contado con hasta 15 autores en la firma, entre los que destaca Lorenzo Silva, Noemi Trujillo o María Oruña. Sus libros, como venían siendo, han sido los más reclamados en nuestra caseta.

Y parecido es el testimonio de Capitán Swing, que en su defecto, destaca el reclamo de Una curiosa historia sobre el sexo, el último libro de la historiadora y profesora de la Escuela de Artes y Comunicación de la Universidad de Leeds Trinity, Kate Lister (Inglaterra, 1981). «Había muchas ganas de feria y el balance que hacemos es muy positivo. Que no haya llovido nos ha ayudado mucho, todo hay que decirlo, estamos muy contentos».

Bajo el lema es ‘Hojea el mundo’, la Feria ha rendido homenaje a la fallecida literata madrileña, Almudena Grandes, además de a otras figuras como Francisco Brines, Joan Margarit, Javier Goñi o Roberto Calasso. «El viaje es un asunto bien literario, e infinidad son los autores y autoras que han escrito sobre ello o reflexionado a propósito de ese afán de desplazarse, y conocer. Teníamos claro que la Feria iba a estar llena de homenajes a gente a la que, efectivamente, debemos mucho».

Te puede interesar

Comentar ()