El arzobispo de York (Inglaterra), Justin Welby, anunció en una entrevista concedida a BBC Radio 4 su intención de revisar las estatuas y nombres conmemorativos en iglesias y edificios anglicanos, para ver cuáles se pueden descartar. Tal y como informa el diario británico The Telegraph, uno de los señalados es la estatua del emperador romano Constantino, acusado en varias quejas de fomentar la esclavitud en la Antigua Roma. El monumento, erigido hace veinte años junto a la Catedral de York, simboliza al emperador que erradicó la persecución de los cristianos, religión a la que él mismo se convirtió.

Justin Welby ha decidido iniciar esta especie de inspección a raíz de las protestas antirracistas derivadas de Black Lives Matter, disturbios que han supuesto el destrozo de las estatuas de Colón, Fray Junípero Serra, o personajes relacionados con los Estados Confederados de América, entre otros. El religioso indicó que, a la hora de decidir qué estatuas deben continuar en pie, se tendrá en cuenta el «contexto».