La ruptura generacional se produjo hace tiempo en lo más profundo del underground, pero es ahora cuando esta se aprecia en los primeros puestos de las listas de éxitos de todo el mundo. Obviando cualquier condición considerada indispensable en el siglo XX, todo un escuadrón de nuevos artistas se abre camino sin discográficas y sin apenas aparecer en los medios de comunicación generalistas, con el streaming y las redes sociales como único terreno de juego.

Ellos imponen sus propias reglas hablando directamente a los ojos del público con unos niveles de identificación que recuerdan a los inicios del rock n roll a mitad del siglo XX. Y de la misma manera que entonces, el sexo, la provocación, la vida en la calle, los excesos y las relaciones son los temas en torno a los que todo gira en la música urbana que literalmente domina el mundo con sus diferentes etiquetas: Trap, reguetón, hip-hop, dancehall, R&B… Y así sus adalides han conseguido que todos estos géneros sean la nueva tendencia dominante. Que sean el nuevo pop para las masas. El underground que asaltó al mainstream.

El trap es el estilo que está ahora mismo comandando los gustos del público con su combinación de hip-hop con reguetón

De todos estos estilos, es el trap el que está ahora mismo comandando los gustos del público con su combinación de hip-hop con reguetón, cantantes ahogados en autotune, ambientaciones oscuras y bases envolventes. Una definición complicada para cualquiera con demasiados años como para entrar en una fiesta de millennials, pero que no hace falta ni explicar a los más jóvenes. Centenares de millones de visionados en YouTube y reproducciones en SoundCloud y Spotify no necesitan ser diseccionadas como si estuviéramos en un laboratorio, al final se trata de dejar que la música suene.

La música urbana en castellano está «conectando con los oyentes de manera global»

«El panorama musical es mucho más diverso que nunca”, plantea Rocío Guerrero, Head of Global Cultures en Spotify, quien añade que la música urbana en castellano está «conectando con los oyentes de manera global». «Esta música no está siendo escuchada únicamente por el público latino, hay una audiencia global que abraza sin complejos el reguetón y el trap latino, por lo que no es sorprendente que encuentren hueco en lo más alto de las listas de este verano».

Pues bien, estos son 10 de los nombres más destacados de la música urbana que han puesto su granito de arena para que todo el mundo cante melodías en español, relegando por primera vez al inglés como idioma dominante en la industria musical. La calle ha hablado.

Bad Bunny

Benito Antonio Martínez Ocasio (San Juan, 1994), conocido como Bad Bunny, es un cantante puertorriqueño de trap y reguetón que acaba de protagonizar una extensa gira española con actuaciones en grandes recintos como el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla, el WiZink Center de Madrid o la Plaza de Toros de Palma de Mallorca, así como en el siempre abarrotado de chavalería Arenal Sound. Vive, por tanto, un momento de gran popularidad que le ha llevado a actuar también en el American Airlines Arena de Miami o el Forum de Los Angeles.

Tiene 35 millones de oyentes mensuales solo en Spotify

Su carrera musical arrancó oficialmente en 2016 con el sencillo Diles después de hacerse un nombre publicando grabaciones en Instagram -donde tiene 13 millones de seguidores- y Soundcloud. Desde entonces no ha hecho sino crecer colaborando -algo muy habitual del género urbano- con ilustres ya clásicos como Enrique Iglesias, Daddy Yankee o Nicky Jam, así como con la nueva sensación Cardi B y el poderoso J Balvin. Tiene 35 millones de oyentes mensuales solo en Spotify y sus vídeos en su canal de YouTube acumulan medio billón de reproducciones.

C. Tangana

Todos hemos escuchado Mala mujer, «un bolero del siglo XXI», según la definición del propio Antón Álvarez Alfaro (Madrid, 1990). Así se explica que fuera la cuarta canción más escuchada del verano de 2017 en España según datos de Spotify. Un año después sigue siendo su gran éxito y acumula 63 millones de escuchas en dicha plataforma musical, en la que su más reciente lanzamiento, Bien duro, cuenta con otros 20,6 millones. Llorando en la limo tiene 23,1 millones; Guerrera va por 26,8 millones y Antes de morirme -flamante colaboración con Rosalía– acumula 23,1 millones.

Reapareció como C. Tangana mientras trabajaba en un Pans & Company o en un call center de Vodafone

Antón comenzó su carrera musical en 2006 en el rap urbano bajo el seudónimo de Crema, siendo integrante del grupo Agorazein. En 2011 dio un giro a su carrera, se abrió a otros estilos y reapareció como C. Tangana mientras trabajaba en un Pans & Company o en un call center de Vodafone. Decidió apostar a cara o cruz por la música y la jugada le salió bien en 2015 con su trabajo 10/15, que multiplicó exponencialmente su popularidad. Poco después fichaba por Sony Music, lo cual provocó un pequeño terremoto en la escena underground y terminó con una imagen gigante suya en una lona en la Gran Vía de Madrid. Con fuertes conexiones con el mundo de la moda y convertido también en influencer, este verano incluso ha sido objeto de la prensa del corazón por sus vacaciones con su novia Berta Vázquez. Las etiquetas urbano y trap se le quedan claramente pequeñas al nuevo ídolo.

Yung Beef

Nombre esencial del trap más callejero y delincuente, Fernando Gálvez Gómez (Granada, 1990) recogía chatarra por la calle a los 13 años pero a los 17 se mudó a Marsella -ciudad esencial del hip-hop francés- y después a Londres. Iba así cogiendo forma el futuro Yung Beef hasta que en 2013 fundó el ya extinto influyente colectivo trapero PXXR GVNG -hoy Los Santos- con D. Gómez, Khaled y Steve Lean. Lograron gran repercusión con impactantes y explícitos temas como Tu coño es mi droga, en los que dan rienda suelta a un universo lírico centrado en las calles, el sexo, el amor y la droga -señas de identidad del trap más descarnado-.

Recogía chatarra por la calle a los 13 años

Desde 2013 también desarrolla su actividad en solitario, compaginando las creaciones musicales con una carrera como modelo de Calvin Klein o desfiles en la Semana de la Moda de París y Madrid. Además de la temática de sus letras, la cadencia de ritmos lentos y el uso desprejuiciado del autotune, cumple también Yung Beef esa conexión con las marcas que es seña de identidad de los máximos exponentes del trap y a lo que nunca llegaron los raperos (ahora ya clásicos) de la generación anterior. Carismático y controvertido, acaba de lanzar El Plugg Mixtape para gozo y jolgorio de toda la legión de millennials que le secunda con vehemencia.

Rels B

Daniel Vidal (Palma de Mallorca, 1993) ha aparecido este agosto en periódicos, radios y televisiones por culpa del hundimiento de parte del suelo del Puerto de Vigo durante el festival O Marisquiño. Porque él era quien estaba en ese momento actuando en el escenario -en sustitución de Yung Beef, declarado non grato tras agredir a un asistente al Atlantic Fest de Illa de Arousa días antes-. Una manera no precisamente agradable para que el público masivo leyera por primera vez su nombre artístico, pero por suerte todo quedó en un desagrable susto.

Cuenta con un 1,2 millones de suscriptores en YouTube

Con un estilo más cercano al pop y al R&B urbano norteamericano de The Weeknd o Justin Bieber, sus letras son menos pendencieras y excesivas. Más cantante que todos sus coetáneos, David cita a menudo en sus temas a su madre, de hecho, lo cual le ha valido el apelativo del «chico bueno del trap». Asegura, además, que C. Tangana fichó por la multinacional Sony Music porque él no quiso hacerlo, marcando así territorio porque para algo cuenta con un 1,2 millones de suscriptores en YouTube, muy por delante de cualquier otro -cuatro veces más que C. Tangana, por seguir comparando cifras, quien tiene 342.000-. Para el futuro no cierra la puerta a fichar por alguna multinacional dispuesta a cumplir sus condiciones.

Bad Gyal

Alba Farelo (Vilassar de Mar, Barcelona, 1997) no hace realmente trap. Lo suyo es el dancehall, la evolución electrónica y más explícita del reggae jamaicano de la que también salió el reguetón. Pero, al mismo tiempo, sabe que sin la eclosión actual de la escena trap española no estaría donde está. Y, concretamente, desde este 29 de agosto está por segunda vez de gira por Norteamérica (Tucson, Chicago, Kansas, Austin, Toronto, Montreal, Brooklyn, Miami, San Diego, San Francisco, Vancouver y Los Angeles) después de festivalear convenientemente por estos lares en el Primavera Sound, Bilbao BBK Live, Arenal Sound o Rototom. Ni tan mal.

Defensora en sus letras del empoderamiento femenino, el hedonismo y la libertad de la mujer como dueña de su cuerpo

Todas estas actuaciones forman parte del tour de presentación de su última mixtape, Worldwide Angel, lanzada este 2018, apenas dos años después de aquel 11 de abril de 2016 en el que colgó en YouTube su primera canción, Pai, con base musical del Work de Rihanna y letra en catalán. Los más de 2,5 millones de espectadores que han visto ese vídeo en este tiempo han sido también testigos del ascenso meteórico de la gran diva de la escena trap española -en la distancia la persiguen La Zowi o La Favi-, defensora en sus letras del empoderamiento femenino, el hedonismo y la libertad de la mujer como dueña de su cuerpo. Y todo eso sin hacer realmente trap.

Becky G

Sin pijama acumula más de 215 millones de reproducciones en Spotify en todo el mundo y, según datos de la propia plataforma de streaming, es la canción más escuchada del presente verano en España. Así de portentoso es ahora mismo el dominio de Rebbeca Marie Gómez (Inglewood, California, 1997) en el universo musical gracias a este reguetón sugerente en el que es la mujer la que toma la iniciativa: «Baby, hoy no vamo’ a dormir (no), Baby, hoy no vamo’ a dormir, Que no traje pijama porque no me dio la gana».

Sin pijama es la canción más escuchada del presente verano en España en Spotify

Sin pijama – producido por Mau y Ricky junto al omnipresente Daddy Yankee- ha sido el éxito que ha llevado a Becky G hasta lo más alto tras iniciar su andadura subiendo clips a YouTube y ser descubierta en 2012 por el productor Dr Luke y debutar junto a Will.I.Am con el sencillo Problema. Después se sucedieron colaboraciones con Pitbull, CNCO o Bad Bunny en una carrera progresivamente ascendente que colocó en 2014 el tema Shower en el puesto 16 en Estados Unidos -su puesto más alto allí, pues Sin pijama se ha quedado en el 83-. Aún no ha publicado ningún álbum completo, pero ese debut en largo se espera para más pronto que tarde para aprovechar su buen momento.

Karol G

También desde Colombia está conquistando el mundo Carolina Giraldo Navarro (Medellín, 1991), rostro femenino destacado de esa difusa zona entre el reguetón y el trap que es el verdadero Santo Grial de la música de nuestro tiempo, pues quienes lo encuentran consiguen un éxito que excede considerablemente sus más osados sueños. Ella lo ha conseguido, por ejemplo, con Mi cama, composición pegajosa de piel con piel con 87 millones de escuchas en Spotify.

Su carrera arrancó allá por 2006 cuando tenía tan solo 15 años

Una importante recompensa para Karol G, cuya carrera arrancó en 2006 cuando tenía tan solo 15 años. Allá por 2013 dio un salto exponencial al unirse con Nicky Jam -otro clásico del reguetón de la generación inmediatamente anterior- en el sencillo Amor de dos. Cada vez más afianzada, lanzó en 2017 su hasta ahora único álbum, Unstoppable, en el que da cabida a melodías de pop clásico y se deja acompañar por el omnipresente Bad Bunny, Ozuna, Kevin Roldán y Cosculluela. Un comienzo más que prometedor.

Maluma

Como los salvajes rockeros del siglo pasado, Juan Luis Londoño Arias (Medellín, 1994) encadena una polémica tras otra mientras su popularidad crece a toda velocidad. Las acusaciones de machismo le persiguen desde que en 2016 lanzara Cuatro babys y esta misma semana ha sido trending topic por una campaña -#MejorSolaQueConMaluma- que critica la portada de su más reciente single, Mala mía, en la que aparece tumbado en la cama rodeado por un arén de mujeres ligeritas de ropa.

Empezó su carrera musical en 2011 y entre sus más recientes logros está haberse convertido en el primer artista en interpretar una canción completa en español -su ya célebre Felices los 4– en los MTV Video Music Awards (VMAs), en una velada en la que fue incluso bendecido públicamente por la mismísima Madonna. Estos reconocimientos llegan después de estelares colaboraciones con Marc Anthony y Shakira que acumulan centenares de millones de escuchas en las plataformas de streaming. Convertido en una gran estrella, visita ya mismo España por tercer año consecutivo: Palencia (4 de septiembre, Estadio Municipal La Balastera), Madrid (6 de septiembre, WiZink Center), Málaga (7 de septiembre, Auditorio Municipal Cortijo de Torres), Sevilla (8 de septiembre, Centro Hípico de Mairena), Valencia (14 de septiembre, Plaza de Toros) y Barcelona (15 de septiembre, Palau Sant Jordi).

Ozuna

Juan Carlos Ozuna Rosado (San Juan de Puerto Rico, 1993) llenó el WiZink Center de Madrid el pasado mes de julio -la gira también ha pasado por otras ciudades españolas con gran aceptación popular, con batallones de veinteañeros entregados a la causa- y acaba de lanzar en agosto su segundo álbum, Aura . Se le considera el más firme aspirante al trono del rey del reguetón, aunque eso de intentar destronar a Daddy Yankee ya lo han intentado muchos y ninguno lo ha conseguido. Pero ojo, porque más de 3 millones de suscriptores en YouTube y 8 millones de oyentes únicos en Spotify están de su lado.

Se le considera el más firme aspirante al trono del rey del reguetón

Como todos sus colegas de generación, su ascenso ha sido meteórico, pues tan solo hay que remontarse hasta 2012 para encontrarse con las huellas de sus primeros pasos, siendo 2016 el de su consagración con temas como Si tu marido no te quiere, La ocasión, Criminal o Síguelo bailando. Todos ellos perfectos para el cortejo en las sudorosas e interminables noches de hedonismo veraniego. Todos ellos ideales para conectar con la explosión hormonal de un público mayoritariamente adolescente que quiere que le canten sobre lo que siente y a duras penas puede controlar.

J Balvin

Para terminar, hay que hablar necesariamente de José Álvaro Osorio Balvin (Medellín, 1985), quien dio sus primeros pasos con el rock, pasó luego al reguetón y ha terminado convirtiéndose en todo un icono de ese género tan abierto que ahora es la música urbana. Tanto es así que, este verano, nueve años después de su primer single como solista, ha terminado desbancando al mismísimo Drake como el artista más escuchado en Spotify en todo el planeta con 48 millones de oyentes únicos mensuales. A este hito han contribuido una sucesión imparable de singles como Mi gente, la primera canción latina cantada completamente en español que alcanzó el número 1 en el Global Top 50 de la citada plataforma.

«El mundo es para los que sueñan a lo grande», dijo al anunciar su liderazgo en Spotify este auténtico líder de la música latina que fusiona ritmos colombianos y de hip-hop, letras sencillas y pasión por la moda. Con esta fórmula tan personal ha enganchado a más de 50 millones de seguidores en las redes sociales y puede presumir de ocho billones de visionados de sus videoclips en YouTube. Y la lista de sus colaboraciones quita el hipo: Beyoncé, Justin Bieber, Pharrell Williams, Ariana Grande, Major Lazer… Todos rendidos al influjo del nuevo pop en español del siglo XXI. Porque eso es lo que es, ponga en la etiqueta de turno lo que ponga.