J Balvin lanzó este viernes al mercado su sexto álbum de estudio, titulado Colores, con la esperanza de que funcione como antídoto a la ansiedad por el coronavirus y como todo un producto audiovisual completo, en el que mezcló la sencillez de los colores con vídeos conceptuales y llenos de sus sueños íntimos.

«No todas las metas son profesionales», dijo Balvin a Efe en Miami en una reveladora charla en la que confesó que su «meta más importante ahora es encontrar a la mujer adecuada, armar una relación estable y tener hijos».

El colombiano finalizó una relación hace ocho meses con la modelo argentina Valentina Ferrer y sigue soltero.

Sin embargo, después de esa temporada difícil ahora ha vuelto a ver «la vida de colores», dijo, y se ha enfocado un cien por cien en su carrera, en una combinación de «disciplina y trabajo en equipo».

Colores, una nueva mirada

Todas estas experiencias han desembocado en el nuevo álbum que el artista, uno de los más importantes de la escena urbana mundial, presenta hoy luego de una larga comodidad con los riesgos.

Y es que después de dos discos llenos de elementos nuevos en cuanto a sonidos y colaboraciones –Energía (2016) y Vibras (2018), más Oasis que lanzó el año pasado con Bad Bunny- Colores es su trabajo «menos experimental en un buen tiempo», admitió.

«Es un retorno al reguetón de mis orígenes», dijo, y señaló canciones como Morado, Rojo y Amarillo, que ha venido presentando hace unos meses, y que así lo reflejan.

«Decidimos darle a la gente lo que le gusta», completó, al comentar que cada tema de este nuevo trabajo lleva el nombre de un color y que en el disco completo no hay ni una colaboración para «mantener la simplicidad en el sonido hasta en eso».