// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Fotograma de 'Arde Madrid' con los personajes de Lola Flores, Ava Gadner y Carmen Sevilla entre otros.

Fotograma de 'Arde Madrid' con los personajes de Lola Flores, Ava Gadner y Carmen Sevilla entre otros.

Series y Televisión

Sexo, alcohol y flamenco en la fiesta madrileña durante el franquismo

Nos faltaba tiempo para reírse más del franquismo. Había que dejar que pasara. La comedia es tragedia más tiempo, y ya hace el suficiente tiempo como para tener una visión cómica de la época”, asegura la guionista Anna R. Costa. “Hay que reírse de todo, y del franquismo más”, añade el actor Paco León. Ellos son los creadores de Arde Madrid la nueva serie de Movistar que se acaba de presentar en el Festival de cine de San Sebastián y que se estrenará en la plataforma de Telefónica el próximo 8 de noviembre. Paco León dirige los ocho capítulos de esta serie en la que también actúa.

Arde Madrid es un viaje al Madrid de la segunda mitad de los años 50, cuando la noche de la ciudad se reía del franquismo viviendo al margen de su estricta moralidad. Un contexto que sirvió de coartada perfecta a Ava Gardner para vivir y divertirse a sus anchas en un país donde no había libertad de prensa que escudriñara su afición a la noche y las fiestas. Sus desmadres afectaban al descanso de un vecino ilustre en su finca en el elitista barrio madrileño de El Viso: el general Juan Domingo Perón, exiliado de Argentina y recién casado con Isabel, su segunda esposa.

“Partimos de algo real, el hecho de que Ava Gardner fue vecina del general Perón, pero nosotros tuvimos claro desde el principio que no queríamos hacer un biopic y contar la historia directamente, sino que queríamos contar el punto de vista de los criados, porque nos hacía más interesante el retrato y la radiografía de España de la época. Buscamos mostrar todas las texturas y toda la complejidad social que había en la época y, de paso, contar esa dolce vita madrileña que vivía una élite de artistas y de gente de mal vivir”, explica a El Independiente el director y actor. Paco León e Inma Cuesta son los criados de Ava Gardner y los que aportan la naturaleza de la España del momento.

“En esa época los españoles éramos muy cuñados, todavía lo somos, pero en esa época se inventó el cuñado, no se podía hacer otra cosa que ser cuñado. A los hombres les enseñaban a ser cuñados y no había más posibilidades, lo normal era ser cuñado y, si no, eras un paria”, explica Paco León sobre su personaje en Arde Madrid. Un hombre que se queda “desorientado cuando se topa con una mujer tan fuerte como Ana Mari y que le dice tú a mí no me tienes que salvar de nada”, añade sobre el personaje.

En Arde Madrid “hay una voluntad de invertir los roles en los personajes. Los femeninos son mucho más activos que los masculinos, que son mucho más emocionales. Esto es una intención de traernos la serie al ahora. Aunque está contextualiza allí, la visión del espectador es más contemporánea”, explica Anna R. Costa.

La dolce vita madrileña

Para el retrato de los años cincuenta Arde Madrid ha recurrido a “espacios que están prácticamente sin tocar como son Chicote, el Instituto San Isidro – que es la Sección Femenina de Falange-, las Ventas, el Villarrosa, o el Continental. Todos los espacios son naturales”, señala Costa. Estos locales nocturnos fueron los lugares clave en aquellos años. “Madrid es una ciudad de fiesta, lo fue en los años 80 pero en los años de Arde Madrid también, lo que pasa es que es bastante desconocida, al menos los que no lo vivieron no lo conocen. Los italianos han sacado mucho provecho a su dolce vita”, explica el director. “Aún hoy, Madrid, sigue siendo una ciudad muy divertida donde, con dinero, te puedes correr unas buenas juergas”, explica León. “Y sin dinero también”, matiza Costa.

el público tiene el morro fino, hay un espectador de televisión que no se conforma con cualquier cosa

León es la segunda serie que protagoniza en Movistar, Junto con La Peste,  en menos de un año gracias al boom de las series. “Es un buen momento para ser creador porque en la televisión de pago se está dando crédito y se está respetando la autoría, hay voluntad de invertir en talento, en voces nuevas y en unas formas de contar nuevas y eso es muy interesante. También hay público y porque el público tiene el morro fino, hay un espectador de televisión que no se conforma con cualquier cosa, con tramas estereotipadas, con personajes previsibles. El público quiere otra cosa. La gente está muy resabiada y se quiere sorprender. Este momento es muy interesante”, explica el director.

Y añade la guionista: “Lo normal es que los jefes, quienes producen, se reúnan de quién va a llevar la producción y en esta manera nueva de Movistar se reúnen directamente con los creadores hay un salto, una diferencia notable.Antes el productor era el creador ahora el creador es el guionista. “Importa la idea no quien la desarrolla, no el productor”, incide León. La idea era quemar Madrid durante el franquismo. No ha sido difícil recuperar partes de aquel Madrid “lo que más nos ha costado ha sido encontrar calles sin bolardos”, reconoce León. Se podrá quemar Madrid entero que allí quedarán sus bolardos.

logo
Sexo, alcohol y flamenco en la fiesta madrileña durante el franquismo