Vida Sana

El coste para la salud de “la última copa y nos vamos”

Un amplio estudio publicado en la revista 'The Lancet' afirma que 2,5 bebidas alcohólicas al día reducen entre cuatro y cinco años la esperanza de vida

logo
El coste para la salud de “la última copa y nos vamos”
El coste para la salud de beber demasiado alcohol.

El coste para la salud de beber demasiado alcohol.

Resumen:

El efecto de esa última o penúltima copa en el bar puede tener efectos muy directos sobre la salud. Así lo afirma un amplio estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista The Lancet tras estudiar los hábitos de consumo de bebidas alcohólicas y el estado de salud de 600.000 personas en 19 países.

El estudio, además, tuvo en cuenta su edad, el consumo de tabaco y otros datos como el nivel educativo, la ocupación laboral o los antecedentes de diabetes.

El estudio estableció un consumo considerado seguro de cinco bebidas alcohólicas a la semana – unas cinco pintas de cerveza (de cuatro grados) o cinco vasos de vino (de 13 grados) aproximadamente, un límite que han establecido seguro países como Reino Unido.

Superar ese consumo se asoció con elevados costes para la salud. Por ejemplo, con una menor esperanza de vida.

Tomar el doble de lo recomendado, una decena de bebidas alcohólicas a la semana, implicó una esperanza de vida entre uno y dos años menor.

Si la cantidad de bebidas llegaba o superaba las 18 (dos y media al día), la esperanza de vida fue de entre cuatro y cinco años menos.

Esa última o penúltima copa en el bar puede tener efectos muy directos sobre la salud. Así lo afirma un amplio estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista The Lancet tras estudiar los hábitos de consumo de bebidas alcohólicas y el estado de salud de 600.000 personas en 19 países. El estudio, además, tuvo en cuenta su edad, el consumo de tabaco y otros datos como el nivel educativo, la ocupación laboral o los antecedentes de diabetes.

El estudio estableció un consumo considerado seguro de cinco bebidas alcohólicas a la semana – unas cinco pintas de cerveza (de cuatro grados) o cinco vasos de vino (de 13 grados) aproximadamente, un límite que han establecido seguro países como Reino Unido.

Superar ese consumo se asoció con elevados costes para la salud. Por ejemplo, con una menor esperanza de vida. Tomar el doble de lo recomendado, una decena de bebidas alcohólicas a la semana, implicó una esperanza de vida entre uno y dos años menor. Si la cantidad de bebidas llegaba o superaba las 18 (dos y media al día), la esperanza de vida fue de entre cuatro y cinco años menos.

Los investigadores también se fijaron en la relación entre el alcohol y los diferentes tipos de accidentes cardiovasculares. El consumo elevado se relacionó con un mayor riesgo de infarto, de paro cardíaco, de aneurisma de aorta fatal, enfermedad hipertensa fatal y fallos del corazón. La relación se basaba, según los investigadores, en los efectos de la presión arterial elevada y del colesterol HDL-C (conocido como colesterol bueno).

Sin embargo, la investigación no halló un umbral claro entre menos bebida y beneficio. Por contraste, el alcohol estaba asociado con un riesgo ligeramente menor de ataques al corazón no fatales, un dato que los investigadores contextualizaron sencillamente con el aumento del riesgo de eventos fatales.

El estudio se enfocó en los actuales bebedores para diferenciarlos de aquellos que habían dejado de beber por problemas de salud. No obstante, el estudio se valió del consumo autodeclarado de alcohol, por lo que avisaron de que  no se pueden establecer conclusiones firmes de causa efecto. “El mensaje clave de este estudio es que si bebes alcohol, beber menos te puede ayudar a vivir más y a reducir el riesgo de eventos cardiovasculares severos”, según Ángela Wood, médico en la Universidad de Cambridge y directora del estudio.