Salud | Vida Sana

Boticarios a domicilio: la norma que enfrenta a enfermeros y farmacéuticos

Madrid acaba de anunciar el proyecto de ley de farmacia que incluye actividad asistencial. Otras comunidades la valenciana, Extremadura o Murcia también están valorando este tipo de acuerdos que los enfermeros consideran "intrusismo profesional".

logo
Boticarios a domicilio: la norma que enfrenta a enfermeros y farmacéuticos
La farmacia asistencial enfrenta a enfermeros con farmacéuticos.La farmacia asistencial enfrenta a enfermeros con farmacéuticos.

Una farmacéutica buscando medicinas. EP

Resumen:

Las farmacias españolas llevan años buscando reinventarse. La caída en la facturación de medicamentos financiados – que en 2016 fue un 20% menor que en 2009, según el Observatorio del Medicamento Fefe – la han capeado gracias a los productos de belleza y autocuidado, fundamentalmente.

Sin embargo, esta no es la única redirección a la que aspiran los farmacéuticos para mejorar sus negocios. La otra se engloba dentro de lo que llaman “farmacia comunitaria” y consiste en incorporar nuevos servicios de asistencia a la población ofrecidos directamente por los boticarios.

Los farmacéuticos quieren, en concreto, incorporar a su actividad la asistencia a domicilio para el seguimiento de los pacientes crónicos, la revisión de botiquines, la administración de vacunas o el cribado de pacientes con ciertas patologías, además de la educación y prevención en Sanidad.

Las farmacias españolas llevan años buscando reinventarse. La caída en la facturación de medicamentos financiados – que en 2016 fue un 20% menor que en 2009, según el Observatorio del Medicamento Fefe – la han capeado gracias a los productos de belleza y autocuidado, fundamentalmente.

Sin embargo, esta no es la única redirección a la que aspiran los farmacéuticos para mejorar sus negocios. La otra se engloba dentro de lo que llaman “farmacia comunitaria” y consiste en incorporar nuevos servicios de asistencia a la población ofrecidos directamente por los boticarios.

Los farmacéuticos quieren, en concreto, incorporar a su actividad la asistencia a domicilio para el seguimiento de los pacientes crónicos, la revisión de botiquines, la administración de vacunas o el cribado de pacientes con ciertas patologías, además de la educación y prevención en Sanidad.

Una iniciativa que la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria justifica en que más de la mitad de los enfermos crónicos tiene mal controlada la medicación y que esta problemática está detrás de tres de cada 10 consultas en urgencias y del 70% de los ingresos hospitalarios.

Los farmacéuticos afirman que más de la mitad de los enfermos crónicos tiene mal controlada la medicación

Pues bien, aunque los farmacéuticos llevan tiempo trasladando estas peticiones a la Administración, ha sido Madrid la primera en avanzar hacia su posible aprobación. El presidente de la región, Ángel Garrido, ha anunciado hoy la aprobación del Proyecto de Ley de Farmacia que incluye medidas como la flexibilidad de horario de apertura y que incluye también esta posible labor asistencial del farmacéutico como agente de salud.

La guerra con los enfermeros

Sin embargo, los farmacéuticos han encontrado un enemigo claro en este objetivo. Los enfermeros, aunados en el Sindicato de Enfermería SATSE, ha reclamado hoy tanto a Madrid como al resto de consejerías de Salud que “no respalden la voracidad lucrativa sin límites” de los empresarios farmacéuticos. Piden que no se destine presupuesto público para pagarles por realizar servicios asistenciales que ya hacen enfermeras, enfermeros y médicos en el ámbito de la Atención Primaria.

Los enfermeros piden a las consejerías de salud que “no respalden la voracidad lucrativa sin límites” de los farmacéuticos

Y es que la actividad asistencial que los farmacéuticos quieren ofrecer se prevé que estaría financiada por los propios pacientes y subvencionada por las Administraciones, según SATSE. Para el sindicato es “absolutamente incoherente gastar el dinero público con el que cuentan las consejerías de salud en cada autonomía en aumentar los beneficios de los empresarios farmacéuticos en lugar de destinarlo a mejorar la atención al ciudadano, aumentando los recursos humanos y materiales de sus respectivos servicios de salud”.

Y es que SATSE denuncia que no sólo Madrid, también Extremadura, la Comunidad Valenciana y Murcia están valorando esta posibilidad, aún cuando se trata de unos servicios que realizan son responsabilidad actualmente de enfermería y medicina de atención primaria.

Para SATSE la iniciativa supone una privatización de la atención sanitaria

Para SATSE esta posibilidad supone “intrusismo profesional” y “propiciar una privatización de la atención sanitaria que beneficia a un colectivo empresarial que desde hace años busca nuevos nichos de mercado para ganar más dinero”. “Primero fue la venta de fármacos, luego la comercialización de productos que no son medicamentos (productos y accesorios cosméticos y de higiene corporal, productos alimenticios dietéticos…), analíticas, valoración de la visión ocular y comercialización de gafas y ahora quieren cruzar una nueva línea roja con el único objetivo de seguir engordando su cuenta de resultados“, reiteran desde SATSE.

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Madrid (COFM), un portavoz asegura que el proyecto de ley solo busca “la mejor sintonía” entre las partes y niegan cualquier “voracidad lucrativa”. “Las farmacias son establecimientos sanitarios públicos de carácter privado. Por tanto no hay voracidad, sino que hay voluntad de colaboración con el sistema público”, afirma el portavoz del sindicato, que asegura que según la ley 16/97 de  oficinas de farmacia “el seguimiento farmacoterapéutico ya le corresponde al farmacólogo. Lo único que no dice es dónde y esta novedad, la del desplazamiento a domicilio, es resultado de las necesidades que tiene la población”.