La Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) ha informado este lunes de que se han detectado ya dos posibles casos de listeriosis en perros que comieron carne mechada contaminada.

En un comunicado, la asociación ha revelado que el primer caso es el de un galgo de diez años que vive con una familia en la que varios miembros ya fueron hospitalizados en Málaga a causa del brote de listeriosis originado por el consumo de carne producida por la empresa sevillana Magrudis. El segundo se registró en la capital hispalense, donde un perro comió de la basura «cierta cantidad de carne» que sus propietarios habían tirado previamente al comprobar que se trataba del lote contaminado.

Los responsables de CEVE han recordado que ya la semana pasada realizaron un llamamiento para que no se proporcione este alimento a animales, ya que existe riesgo de infección, y han apuntado que al igual que con las personas, la bacteria es más peligrosa para cachorros, perras preñadas y para aquellos de edad avanzada.

Desde la entidad han aconsejado a los dueños de animales que hayan estado en contacto con residuos potencialmente contaminados o que tengan síntomas de enfermedad que acudan de inmediato a su centro veterinario. La presidenta de CEVE, Delia Saleno, ha advertido de que es posible que no sean los únicos casos de animales afectados por este brote. «Lamentablemente es probable que sean más y que no todos sean detectados, dada la dificultad con la que nos encontramos para la recogida de las muestras y el procesamiento en los laboratorios clínicos veterinarios», ha subrayado.

Protocolos oficiales

Saleno ha censurado que no existan «protocolos oficiales de actuación ante un caso sospechoso» como éste, y ha recordado que las clínicas veterinarias «no ofrecen pruebas diagnósticas más allá de cultivos bacterianos en muestras fecales, ni tampoco disponen de pruebas serológicas».

«En este caso, el diagnóstico no va a poder confirmarse en un laboratorio y está siendo tratado de forma privada y ambulatoria -los costes están siendo soportados por sus dueños- con tratamiento sintomático y sin intervención de las autoridades sanitarias», ha explicado.

Los responsables de la asociación han criticado que la alerta sanitaria por este brote de listeriosis «no incluyera advertencias sobre los riesgos que conlleva el consumo del alimento contaminado por parte de los animales de compañía». En su opinión, esto es reflejo del «problema que supone contar con una sanidad humana y una sanidad veterinaria diferenciadas y dependientes de ministerios y consejerías diferentes, cuando existen más de 200 enfermedades infecciosas que los humanos y animales comparten».

En declaraciones a Efeagro, un portavoz de CEVE ha alertado, asimismo, de que no se está informando a la población del riesgo que existe de que la bacteria sea propagada por los animales, ya que aunque «el contagio directo con personas es difícil», sí se puede producir de forma indirecta a la hora por ejemplo de manipular alimentos sin lavarse adecuadamente las manos.