La Organización Mundial de la Salud ha dado por concluida una de sus misiones conjuntas con China. Según los datos de la OMS, se puede ubicar la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus Covid-19 entre el 2 y el 4% en la ciudad de Wuhan, epicentro del brote, y en un 0,7% fuera de ella. Siete veces más que la gripe común, que se ubica en torno al 0,1% en los países desarrollados.

«La misión ha descubierto que la epidemia tuvo su pico entre el 23 de enero y el 2 de febrero y ha ido decreciendo de forma constante desde entonces. No ha habido cambiados significativos en el ADN del coronavirus», han explicado los dirigentes de la OMS en una rueda de prensa.

La inexistencia de mutaciones evita una tasa de mortalidad más alta. Ésta se ubica entre el 2% y el 4% en la ciudad epicentro del brote, donde la saturación de los centros médicos está afectando negativamente a los tratamientos. Fuera de Wuhan, la OMS ha establecido la tasa de mortalidad en el 0,7%.

Los expertos de la OMS han loado los esfuerzos de China por contener al virus en su origen lo que, consideran, ha dado tiempo al resto del mundo para preparar sus propias respuestas. Siguen siendo preocupantes la situaciones de Italia, Corea del Sur o Irán, donde los brotes ya son significativos y algunos casos no tienen conexión epidemiológica clara con el origen de la crisis.

«El incremento repentino de casos en Italia, Irán y Corea es profundamente preocupante», han dicho los responsables de la organización, que sin embargo han rechazado elevar la crisis a pandemia. En su lugar, consideran que se están sucediendo epidemias localizadas en numerosos puntos, aunque el coronavirus tiene «absolutamente» el potencial para convertirse en pandémico.