Bajo la alerta desencadenada por el coronavirus y pocas horas después de conocerse el contagio de 14 ancianos en una residencia madrileña, la Comunidad de Madrid estudia tomar una serie de medidas de precaución para evitar el contagio y propagación de la enfermedad.

Algunas de las decisiones serían cesar las actividades en los centros de día, restringir las visitas de familiares en las residencias, cancelar todo tipo de formaciones dirigido a personal sanitario, y cesar la actividad de la iglesia evangélica, según informa Telemadrid.

14 usuarios de la residencia de personas mayores La Paz (Madrid) y una auxiliar de enfermería de este centro han dado positivo por coronavirus, según ha indicado el sindicato Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF). Estos casos se unen a los más de 90 que ya ha confirmado la Comunidad de Madrid en los últimos días, el grueso de los más de 260 que afectan a todo el país.

Cuatro de estos ancianos fueron ingresados el martes en el Hospital Gregorio Marañón, y otros diez han dado positivo posteriormente, según ha confirmado la Comunidad de Madrid.

La residencia, que cuenta con capacidad para entre 70 y 80 usuarios, habilitará zonas de aislamiento y procurarán que personas con síntomas no utilicen las zonas comunes, como puede ser el comedor o los baños.

La enfermedad se ha propagado por uno de los módulos de la residencia, con una edad media de ochenta años, y aún se desconoce el origen de este brote de coronavirus, según ha indicado a Efe una de las representantes del CSIF, Elena Moral.

«Entre las medidas de refuerzo se contempla la habilitación de zonas de aislamiento o limitación de contactos en las residencias de mayores y se procurará que aquellas personas con síntomas no utilicen las zonas comunes, como puede ser el comedor. La AMAS ha anunciado la contratación de personal de enfermería y de servicios para reforzar la atención en aquellos centros en los que fuera necesario por la detección de casos positivos», han explicado las autoridades en un comunicado.