La Consejería de Sanidad madrileña ha hecho un llamamiento a la población para que acuda a donar sangre ante la caída «significativa» de las reservas, con el fin de cubrir la demanda hospitalaria y reforzar el stock. Como consecuencia de las últimas medidas adoptadas para contener el coronavirus, desde el pasado martes ha habido un descenso notable de las donaciones, pasando de unas 750 diarias -una entrada de sangre que se consideraba suficiente- a poco más de 600 al día.

«La previsión a la baja parece que no va variar, por lo se ha decidido hacer este llamamiento urgente. En el caso de las plaquetas, que tienen una duración de solo 5 días, se necesita entrada constante de sangre. La demanda de glóbulos rojos, con una caducidad de 42 días, puede atenderse con las reservas, con un mayor margen», explica la Consejería en un comunicado.

No obstante, la Consejería recuerda que por protección de la salud de todos «aquellas personas que tengan o haya tenido afecciones respiratorias o fiebre en los últimos 15 días no deben acudir a donar».

Para poder donar sangre, la Consejería recuerda que las salas de donación de los hospitales y las unidades móviles «son espacios seguros» a los que se puede acudir «con tranquilidad», puesto que a estas salas acuden personas sanas, no pacientes.

Madrid necesita unas 900 donaciones diarias para atender las necesidades hospitalarias (intervenciones quirúrgicas, procedimientos en pacientes oncológicos, trasplantes, anemias crónicas, partos complicados…) y para mantener las reservas en niveles óptimos.