Vida Sana

Geriatras cuestionan que Sanidad sólo pida dos veces en semana datos de las residencias de mayores

La Sociedad Española de Geriatría pide al Ministerio que detalle los "criterios técnicos" por los que no reclama información a diario a las comunidades y defiende que se haga el test a los 400.000 residentes para evitar los contagios y frenar la mortalidad

Militares de la UME, a las puertas de una residencia de mayores de la Comunidad de Madrid para proceder a su desinfección.

Militares de la UME, a las puertas de una residencia de mayores de la Comunidad de Madrid para proceder a su desinfección. EP

Geriatras y gerontólogos cuestionan que el Ministerio de Sanidad reclame a las comunidades autónomas datos sobre la situación de las residencias de mayores tan sólo dos veces a la semana cuando estos centros de servicios sociales se han revelado como el «gran foco de contagio» y sería preciso disponer de un «control más estrecho». Más de 10.000 residentes han fallecido ya por coronavirus o con síntomas compatibles, fundamentalmente en las comunidades de Madrid (4.750), Cataluña (1.825) y Castilla y León (1.707).

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha pedido este lunes al departamento que dirige Salvador Illa que explique cuáles son los «criterios técnicos» por los que está exigiendo a las autonomías información diaria sobre la incidencia de la covid-19 en los hospitales y no así a las residencias de ancianos, cuando son éstas las que acumulan «la mayor mortalidad por la epidemia».

Orden del Ministerio de Sanidad por la que pide a las comunidades autónomas datos sobre las residencias.

Sanidad dictó una orden el pasado 3 de abril con medidas complementarias de carácter organizativo y de suministro de información en el ámbito de los centros de servicios sociales de carácter residencial en el marco de la gestión de la crisis sanitaria ocasionado por el coronavirus. En virtud de dicha instrucción, las comunidades autónomas han de enviar al Ministerio cada martes y viernes -antes de las 21 horas y desde el 8 de abril- el número de fallecidos por la covid-19 tanto confirmados como con síntomas compatibles y los contagiados, entre otros datos concretos (14).

La Sociedad de Geriatría pide a Illa que detalle los «criterios técnicos» por los que no pide a diario a las autonomías los datos sobre las residencias

Pese a que el Ministerio fijó el 8 de abril como fecha tope para que las consejerías de Salud le enviasen la primera remesa de datos, Illa ha indicado este lunes que no están disponibles todavía. «En cuanto los tengamos recogidos y analizados, si ningún lugar a dudas los vamos a dar a conocer», ha asegurado.

«Hay que tener un control más directo, más estrecho, más continuo y mucho más proactivo de lo que se hace en las residencias de mayores», defiende el secretario general de la SEGG, Alfredo Bohórquez. Éste considera primordial «anticiparse al máximo al contagio del virus» y asegura que la actuación a realizar en estos centros «puede cambiar en dos días completamente».

Bohórquez sostiene que hay que darle hoy a las residencias de ancianos «la misma prioridad» que en las últimas semanas se le ha otorgado a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales «tanto en la frecuencia de la información como en los test diagnósticos a realizar», dada la tasa de mortalidad que se está registrando en estas instalaciones.

El representante de la SEGG considera «necesario» que se hagan las pruebas de detección a todos los trabajadores y a los casi 400.000 residentes, a fin de tener un diagnóstico preciso de cada centro y poder ejecutar un plan de actuación que evite más contagios y aminore la «elevada» tasa de mortalidad actual.

Aislamiento de los casos positivos

«Hay que ser mucho más eficientes y mucho más ágiles en la identificación, gestión y aislamiento de los positivos», mantiene el secretario general de la SEGG, constituida en 1948 por un grupo de médicos entre los que se encontraba Gregorio Marañón y que agrupa hoy a más de 2.500 socios de distintos campos profesionales.

Alfredo Bohórquez mantiene que los residentes que den positivos deberían ser aislados «externamente» -como en hoteles medicalizados- si el centro no puede garantizarlo «de forma adecuada» para evitar así los contagios internos. «Habría que hacer una gestión de todas las residencias para que los positivos estén juntos en determinados sitios y los que no estén infectados estén aislados para que no tengan posibilidades de contagio», añade.

La SEGG defiende que se haga el test a los trabajadores y a los 400.000 ancianos que viven en estos centros para evitar los contagios y frenar la mortalidad

Por todo ello, la SEGG quiere conocer qué estrategia va a seguir el Ministerio de Sanidad a la hora de hacer los test a los ancianos sin síntomas «o con manifestaciones atípicas de la enfermedad» que están ingresados en residencias, cuándo va a practicar esas pruebas diagnósticas y qué tipo de test va a emplear.

La ‘Guía para la utilización de test rápidos de anticuerpos para el Covid-19’, publicada por el Ministerio de Sanidad la pasada semana, circunscribe a los pacientes leves la población de las residencias y centro socio-sanitarios a la que está previsto hacerle la prueba rápida. En el caso de que se registrara al menos un positivo se considerará que «existe un brote» en dichas instalaciones.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología se dirigió el pasado 4 de marzo al Ministerio de Sanidad para instarle a realizar «un protocolo de actuación urgente en residencias de ancianos», según reveló a este diario su presidente (José Augusto García). «Me consta que muchos geriatras, en sus respectivas comunidades autónomas, dieron la voz de alarma y dijeron que había que trabajar en residencias de ancianos», declaró.

Comentar ()