Un total de 65 profesionales sanitarios, entre ellos 5 facultativos, de la UCI del hospital Santa Lucía de Cartagena se encuentran en cuarentena como medida de prevención por el uso parte de las 15.000 mascarillas defectuosas distribuidas por el Ministerio de Sanidad.

En un comunicado, la consejería de Salud ha señalado que se ha sustituido a los profesionales de este servicio donde se distribuyeron las citadas mascarillas, que no reunían las garantías sanitarias suficientes, según advirtió el ministerio cuando comunicó su retirada.

Al parecer, estas mascarillas defectuosas llevaban usándose varias semanas, y sin embargo, ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa indicaba: «Hemos evitado que unas mascarillas que estaban en mal estado fueran usadas y, por eso, hemos retirado el lote. Se ha analizado el producto, por lo que hemos actuado con la máxima diligencia»

El consejero de Salud, Manuel Villegas, ha detallado este sábado en rueda de prensa que este material sólo ha sido repartido entre los días 13 y el 15 de abril, antes de que se avisara de su deficiente protección frente a la COVID-19.

El consejero ha indicado que los servicios de Prevención de la consejería están analizando en qué áreas se han distribuido, aunque ha pedido esperar porque la enfermedad, en caso de dar síntomas, tiene una «latencia» de varios días.

A todos los profesionales adscritos a este servicio se les está realizando la prueba de PCR, según las recomendaciones dictadas por Salud Laboral. En plantilla hay unas 160 personas en total.