El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado que, tras la reunión extraordinaria del Consejo Interritorial del Sistema Nacional de Salud, las comunidades autónomas han decidido «por unanimidad» prohibir el consumo de tabaco, en cualquiera de sus formas, en espacios públicos si no se puede garantizar una distancia de «al menos dos metros» con el resto de personas.

Ya el pasado 2 de julio el Ministerio de Sanidad advirtió de los nuevos riesgos asociados al acto de fumar o vapear vinculados con la transmisión de la Covid-19, como la expulsión de gotitas que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas, la manipulación de la mascarilla o el contacto de los dedos con la boca tras tocar los cigarrillos.

Asimismo, el titular de Sanidad ha informado de que los locales de ocio nocturno deberán permanecer cerrados, por lo que las discotecas y bares de esta tipología, así como los conciertos, quedan prohibidos. Para los establecimientos de hostelería, restauración, terrazas y bares/restaurantes de playa el horario de cierre será la 1:00 como máximo, sin que puedan admitirse nuevos clientes a partir de las 00:00 horas, y tendrá que haber un metro y medio de distancia entre las mesas, a las que se podrán sentar grupos de, como máximo, 10 personas.

Ha insistido en que «el botellón está prohibido» desde mucho antes de que comenzase la pandemia, por lo que se van a «aplicar de manera estricta» las sanciones en este ámbito para las personas que participen en este tipo de eventos. «Las medidas que les he anunciado hoy son de aplicación en todo el territorio de España», ha recalcado.

«Ha habido un número de brotes crecientes en las últimas semanas», reconoce el ministro, por lo que ha recomendado que se limiten las reuniones sociales a los grupos de convivencia estable que no se supere un máximo de 10 personas. Otra medida que ha anunciado el ministro de Sanidad es la puesta en marcha de cribados con PCR en poblaciones de riesgo y potencialmente expuestas, como residentes en centros sociosanitarios, barrios con transmisión comunitaria, centros educativos, bloques de viviendas afectadas o colectivos vulnerables en caso de que se produzca un brote.

En el ámbito sociosanitario, Illa ha explicado que los centros deberán realizar pruebas PCR a todos los nuevos ingresos y a los empleados que regresen de permisos y vacaciones 72 horas antes de su entrada. Además, el ministro ha recomendado a las comunidades que limiten las visitas a una persona por residente y durante un máximo de una hora al día.

El ministro ha agradecido «sobre todo a las personas mayores el estricto cumplimiento de las medidas», que se basan en las «tres M: mascarilla, manos y metros». «También me quiero dirigir a los jóvenes para resaltarles la importancia de ser disciplinados», ha repetido, de nuevo, Illa, que ha hecho hincapié en que «no podemos no cumplir las medidas». 

Sobre el inicio del curso escolar en septiembre, el ministro ha alegado que se trata de «una competencia de las comunidades autónomas». «Ha habido varios consejeros que han manifestado su voluntad de compartir las medidas que están tomando», ha dicho, y ha recordado que el Gobierno elaboró una guía de medidas y se dotó de 2.000 millones de euros a las comunidades para invertir en este ámbito.