Vida Sana

Cómo proteger el interior del coche en verano de los efectos del sol

El calor puede provocar un desgaste prematuro del vehículo y liberar toxinas perjudiciales para la salud

Rayos de sol.

Rayos del sol. EUROPA PRESS

Los rayos del sol y las altas temperaturas durante el verano pueden ser perjudiciales para mantener en buen estado el coche. El intenso calor tiene la capacidad de dañar la tapicería o el salpicadero y provocar que los plásticos del interior del vehículo liberen toxinas nocivas para la salud, como es el benzeno. Pero también, la luz del sol puede afectar a la pintura exterior, según ha informado 20 Minutos.

De esta forma, resulta necesario cuidar el automóvil de forma periódica para mantener sus componentes en perfecto estado. La mejor manera de proteger el coche es escogiendo un buen sitio para aparcar. Lo ideal sería dejarlo en un garaje cubierto, pero si es imposible, hay que evitar estacionar el vehículo al sol, sobre todo en las horas punta del día. 

Una de las opciones más habituales es aprovechar la sombra de algún árbol. No obstante, existe el riesgo de encontrarlo luego lleno de hojas, polvo o excrementos de pájaro. Igualmente, es recomendable colocar un parasol en el parabrisas delantero y otro en el trasero.

Los parasoles evitan que los rayos solares penetren en el interior del vehículo, protegiéndolo e impidiendo el aumento de la temperatura en el habitáculo. Al mismo tiempo, el parasol ayuda a proteger la salud al prevenir que el sol caliente en exceso los plásticos interiores del coche.

Para ello, es importante colocar de manera correcta el parasol. El lado metálico tiene que ir hacia fuera porque es el que reflecta el calor. Si se pone al revés, se perdería el efecto protector.

Comentar ()