Vida Sana

Récord de contagios en Portugal e Italia: los nuevos casos se disparan

Plaza del Comercio en Lisboa (Portugal) EP

Italia y Portugal, países vecinos de España, han registrado este viernes 6 de noviembre un nivel de contagios tan elevado que ha batido récords en lo que a cifras de la segunda ola se refiere.

El Ministerio de Salud de Portugal han informado de 5.550 nuevos casos de coronavirus en un solo día, un dato inédito desde el inicio de la emergencia sanitaria y que prepara al país para el estado de emergencia que entrará en vigor el próximo lunes y que, en palabras del primer ministro, António Costa, podría durar «hasta el final de la pandemia».

Las autoridades sanitarias lusas actualizaron el miércoles el balance con casi 7.500 nuevos positivos, pero entonces se incluyeron más de 3.500 casos con retraso. Hasta este viernes, Portugal no había superado nunca el umbral de los 5.000 positivos en 24 horas y el país acumula ya 166.900 desde el inicio de la pandemia.

La cifra de fallecidos ha aumentado a 2.792, 52 más que el jueves, mientras que se estima que hay 70.353 casos activos. Sube también el dato de hospitalizados, tanto en planta como en unidades de cuidados intensivos, evidencia de los efectos provocados por esta segunda ola de contagios.

El Gobierno de Costa ha solicitado la declaración de un estado de emergencia que entrará en vigor el lunes y tendrá carácter «limitado» y «preventivo», según la propuesta remitida el jueves a la Asamblea por el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa.

Aunque el periodo inicial de vigencia son 15 días, Costa ha admitido en una entrevista radiofónica que puede llegar «hasta el fin de la pandemia», no tanto por el objetivo de adoptar medidas tan restrictivas como las de marzo o abril sino por disponer de garantías jurídicas en caso de que sea necesario dar el paso.

Los contagios también se disparan en Italia

Otro país vecino, Italia, ha encadenado este viernes un nuevo récord diario de contagios, tras sumar otros 37.800 más, el mismo día que entran en vigor las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno, cuyo primer ministro, Giuseppe Conte, ha comparado la pandemia con un tren que hay que detener para que «no nos arrolle».

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se han contabilizado 37.809 positivos de entre los más de 234.000 test efectuados, 14.000 más que la víspera. Además ha habido 445 decesos, en línea con el jueves. Con ello, hay ya 862.681 casos y 40.638 víctimas mortales en el país.

Hasta ahora, 322.925 personas han superado la COVID-19, a las que se han sumado en el último día más de 10.500, mientras que hay aún 499.118 casos activos. Lombardía, la región más castigada, ha sumado otros 9.934 positivos, mientras que en Piamonte hay 4.878 contagios más y en Campania otros 4.508.

Entretanto, Conte ha reconocido que hoy «no es un día feliz» debido a la entrada en vigor de las nuevas restricciones, que en algunas zonas del país estipulan un confinamiento a nivel municipal entre otras cosas, y que a nivel nacional incluyen el toque de queda de 21.00 a 5.00 horas.

El primer ministro ha sostenido que, aunque es consciente del impacto económico de las medidas, el Gobierno ha optado por el «reductor de velocidad» ya que «tenemos un tren que corre y que ya hemos intentado detener».

Ahora, ha continuado, «si no lo detenemos corremos el riesgo de que nos arrolle». «No estamos dando bofetadas a nadie», ha insistido Conte, ante las críticas y protestas de una parte de la ciudadanía por las restricciones, y «no hay una voluntad deliberada de penalizar una zona en beneficio de otras».

«Si conseguimos intervenir conseguiremos afrontar las próximas semanas con un margen de serenidad», ha sostenido el primer ministro, según la agencia Adnkronos, subrayando que con ello al menos «se conseguirá contener la curva de contagios» y permitir que se reanude el consumo de cara a Navidad, lo cual «sería útil para todos», aunque sin contar con «fiestas y cenas».

Comentar ()