El Gobierno de la Comunidad Valenciana ha anunciado este jueves que «refuerza» el confinamiento perimetral de la región y no se podrá salir ni entrar del territorio valenciano hasta el 15 de enero, salvo personas que regresen a su ligar de residencia habitual. No se podrá acceder ni salir para acudir al lugar de residencias «de familiares ni personas próximas».

Así lo ha anunciado este jueves el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que ha comparecido junto a la consejera de Sanidad Universal, Ana Barceló, en una rueda de prensa para informar de las medidas de prevención de la pandemia acordadas en la Mesa de Coordinación Interdepartamental.

La Comunidad Valenciana ha acordado limitar además las reuniones a seis personas -de dos núcleos convivientes-, también en los días señalados de las fiestas navideñas, «sin excepciones», y ha adelantado la restricción de movilidad nocturna a las 23 horas, salvo los días 24 y 31 de diciembre que será a las 0.00 horas.

Puig ha explicado que ninguna reunión social superará las seis personas, tanto en espacios públicos como privados, «sin excepciones por Navidad«. Además, estas seis personas no deberá superar los dos grupos de convivencia.

A su vez, ha señalado que la Generalitat ha acordado adelantar la restricción de movilidad nocturna a las 23 horas hasta el 15 de enero, con excepciones el 24 y 31 de diciembre, que será a las 12 horas, según recoge Europa Press.

Puig ha pedido «disculpas» a la ciudadanía por las nuevas restricciones y por cambiar las medidas apenas 12 días después de anunciar otras, pero ha indicado que, «como todo el mundo puede entender, si la situación epidemológica y de incidencia del coronavirus está cambiando, hay que adaptarse a la nueva realidad para combatir mejor las pandemia porque «peor serían las consecuencias de no hacerlo».

El presidente ha justificado estas nuevas limitaciones en que la incidencia del Covid ha crecido un 27 por ciento en la última semana y que llevamos cuatro días consecutivos con más de 2.000 casos de coronavirus. Esto, según ha dicho, «nos obliga a reaccionar» porque «estamos jugándonos la salud, el trabajo y el futuro de los valencianos y no el cómo celebrar la Navidad».

«Saltarse las restricciones significa perjudicar al resto», ha dicho, y por eso ha dicho que las pautas tiene que ser el propio domicilio, compras escalonadas y la seguridad. «Es doloroso tener que restringir más la Navidad, pero es lo que toca por prudencia y responsabilidad», ha resumido. Todas las medidas entrará en vigor el próximo lunes.