Salud

En busca del donante universal… de heces

Los trasplantes fecales se usan ya para tratar trastornos intestinales, pero algunas personas son especialmente válidas para donar

logo
En busca del donante universal… de heces
Donación de heces

Donación de heces M.V.

Resumen:

Los trasplantes fecales se usan ya para tratar trastornos intestinales como la enfermedad inflamatoria y hay líneas de investigación que apuntan a prevenir el alzhéimer y ciertos cánceres. Están cargadas de bacterias beneficiosas. Eso sí, no todas las heces valen y la ciencia cree que existen personas cuya donación puede ser fundamental y válida para casi todos los casos. Son los donantes universales de caca.

Este tipo de trasplantes se han convertido en un tratamiento de rutina para las infecciones diarreicas recurrentes o infecciones por Clostridium difficile. Lo ideal para que funcione sería contar con heces propias –anteriores a la infección–, cargadas de microbios que desaparecen al enfermar. Como eso no es por ahora posible, se recurre a la microbiota ajena.

Los ensayos para otras afecciones han alcanzado un punto crítico. Estos súper donantes pueden proporcionar las bacterias necesarias para restaurar los químicos intestinales que desaparecen en cuadros como la enfermedad inflamatoria intestinal y la diabetes, según una nueva revisión publicada en Frontiers in Cellular and Infection Microbiology.

Con la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple, los cánceres, el asma, las alergias y las enfermedades del corazón también se observan cambios en las bacterias intestinales.

“Las últimas dos décadas se ha visto una lista creciente de afecciones médicas asociadas con cambios en el microbioma: bacterias, virus y hongos, especialmente en el intestino”, dice el autor principal, Justin O’Sullivan, de la Universidad de Auckland.

Mejorar la tripa para mejorar la diabetes

“De hecho, ya sabemos que los cambios en el microbioma intestinal pueden contribuir a la enfermedad, según los estudios realizados en ratones libres de gérmenes, así como la mejora clínica en pacientes humanos luego de la restauración del microbioma intestinal mediante el trasplante de heces de un donante sano”.

Si bien la tasa de curación general para la infección diarreica recurrente supera el 90%, los ensayos de trasplante fecal para otras afecciones como las exacerbaciones de la enfermedad inflamatoria intestinal y la diabetes tipo 2 han tenido resultados mucho más variados, con un promedio de casi el 20%.

Los trasplantes han mejorado casos de diabetes tipo 2 en un 20%

“El patrón de éxito en estos ensayos demuestra la existencia de superdonantes, cuyas deposiciones tienen una mayor probabilidad de influir en el intestino del huésped y conducir a una mejoría clínica”, explica O’Sullivan.

“Vemos que los trasplantes de superdonantes alcanzan tasas de remisión clínica de tal vez el doble del promedio restante. Nuestra esperanza es que si podemos descubrir cómo sucede esto, podemos mejorar el éxito del trasplante fecal e incluso intentarlo para detectar nuevas afecciones asociadas con microbiomas. Como la esclerosis múltiple y el asma”.

Superbacterias supervariadas en superdonantes

O’Sullivan y sus colegas revisaron los ensayos de trasplante fecal en busca de pistas sobre el origen del fenómeno del super donante.

“Se ha demostrado que un mayor número de especies en las heces del donante es uno de los factores más importantes que influyen en el resultado del trasplante fecal”. señala O’Sullivan.

En particular, las heces superdonantes tienden a tener altos niveles de ‘especies clave’ específicas. Estas son bacterias que producen sustancias químicas cuya falta en el intestino del huésped contribuye a la enfermedad.

“En la enfermedad inflamatoria del intestino y la diabetes, por ejemplo, las especies clave asociadas con la remisión clínica prolongada producen butirato, una sustancia química con funciones especializadas en la regulación del sistema inmunitario y el metabolismo energético”.

“Este enfoque se ha aplicado con éxito para prevenir complicaciones en una pequeña muestra de pacientes con enfermedad hepática. Sin embargo, este estudio mostró que el enriquecimiento microbiano en el donante no garantiza completamente el enriquecimiento en el receptor”.

Los virus, la inmunidad y la dieta también influyen en el éxito del trasplante fecal. El equilibrio de otras bacterias presentes y las interacciones entre ellas parece influir en la retención de especies clave, así como lo que hay alrededor de ellas.

“Por ejemplo, el éxito de los trasplantes fecales se ha asociado en algunos estudios con la transferencia de virus que infectan a otros microbios intestinales. Algunos casos de infección diarreica recurrente incluso se han curado con trasplantes de heces filtradas, que han filtrado todas las bacterias vivas. pero aún contiene ADN, virus y otros residuos.

En última instancia, O’Sullivan y sus colegas reconocen que es posible que los superdonantes no sean responsables del trasplante fecal exitoso. Ahí entra en juego la compatibilidad genética entre el donante y el receptor.

“Apoyar el microbioma trasplantado a través de la dieta también podría mejorar el éxito. Se ha demostrado que un cambio rápido en la dieta, como el cambio de una dieta basada en animales a una dieta exclusivamente vegetal, puede alterar la composición de la microbiota intestinal en de 24 horas”.

Recomiendan que los futuros ensayos de trasplante fecal registren de forma rutinaria la información sobre los antecedentes genéticos y la ingesta dietética de los receptores, para “que podamos comprender mejor su impacto en el injerto de trasplante y la remisión clínica”.