Salud

¿Problemas para dejar de fumar? No estás solo

Más de dos millones de españoles no logra dejar de fumar, tras haberlo intentado en muchas ocasiones, según la Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo.

logo
¿Problemas para dejar de fumar? No estás solo

Más de dos millones de españoles no logra dejar de fumar, tras haberlo intentado en muchas ocasiones. EP

Resumen:

Más de dos millones de españoles ha intentado dejar de fumar, sin éxito, en muchas ocasiones. Así lo ha asegurado Fernando Fernández Bueno, cirujano oncológico del Hospital Gómez Ulla de Madrid y portavoz de la Plataforma para la reducción del daño por tabaquismo. Esta plataforma, integrada por profesionales sanitarios, apuesta por la utilización del cigarrillo electrónico como herramienta para dejar de fumar.

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco – que se celebra el 31 de mayo – la plataforma ha lanzado la campaña #X2MFumadoresOlvidados, que recuerda que en España hay 11 millones de fumadores. De estos, se calcula que un 30% quiere dejar de fumar, aunque siete de cada 10 que lo intentan, recaen. «Estamos acostumbrados a ver en nuestras consultas a pacientes que quieren dejar de fumar pero fracasan una y otra vez en sus intentos. Han probado todos los métodos tradicionales para el abandono, pero reinciden y continúan poniéndose en peligro día tras día», ha explicado Fernández.

Siete de cada 10 que intentan dejar de fumar, recaen

Precisamente, la campaña cuenta con el testimonio de David, Vanessa y Nathan, que formaban parte de eso dos millones de españoles que no consiguen dejar de fumar con los métodos tradicionales y lo han logrado con los dispositivos electrónicos. «Fumaba entre 40 y 50 cigarrillos diarios, intenté dejar de fumar varias veces con chicles, parches pero la sensación física que tenía de dependencia me causaba insomnio, irritabilidad y un estado de ansiedad general», ha explicado David, de 39 años. Vanessa, que estuvo fumando 17 de sus 34 años, ha comentado que a nivel pulmonar no ha vuelto a ir al hospital y si tiene un catarro lo padece como una «persona normal».

«Llevaba fumando 17 años, quería dejarlo porque hacía tiempo que me estaba encontrando mal, era un hábito que me estaba provocando ciertos problemas de salud en la garganta, pulmones, etcétera. Quería dejar de fumar y no había sido capaz de lograrlo con otros sistemas», ha narrado Nathan, de 41 años.

Hoy, los tres han dejado de fumar gracias a herramientas de reducción del daño. «España debe apostar por la introducción de estas medidas como complemento en la lucha contra el tabaquismo, una tercera vía a las políticas actuales de prevención y cesación», ha zanjado el doctor Fernández Bueno.

El 90% de los españoles, de acuerdo con prohibir fumar en coches con niños

Casi nueve de cada diez españoles (86,3%) está de acuerdo en prohibir fumar en vehículos privados cuando hay un menor a bordo, lo que supone una subida de nueve puntos porcentuales en este aspecto con respecto al año pasado (77,3%), según los resultados de la Encuesta de la XX Semana Sin Humo, realizada por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) entre 8.993 personas.

Además, el estudio revela que más de la mitad (62%) de las personas encuestadas tiene la percepción de que, casi diez años después de su introducción, no se cumple el artículo de la Ley Antitabaco (42/2010) que prohíbe fumar en terrazas cerradas por más de dos compartimentos de bares y restaurantes. Esta sensación ha crecido «mucho» desde la aprobación de esta normativa, según ha explicado la coordinadora de la XX Semana Sin Humo, Lucía Gorreto.

Para aumentar el cumplimiento de la Ley en este sentido, los encuestados proponer hacer efectivas las sanciones por parte de las autoridades (51,3%), aumentar la vigilancia (46,7%) o dar mayor difusión a la normativa (42,2%). «El problema no es la Ley, que ha sido muy buena. El problema es que ya tiene 10 años y, en este tiempo, las formas de consumo han progresado. Creo que se ha producido una relajación, y muchas cosas en las que éramos pioneros se han dejado un poco de lado», ha comentado la experta.

En cuanto a los nuevos espacios libres de humo que los españoles apoyan en esa nueva legislación, el 75,4% aprobaría prohibir fumar en lugares al aire libre con especial concentración de personas, como piscinas, centros comerciales, etc. Otro 63,4% apuesta por vetar su uso en centros deportivos abiertos y un 54,2% considera que se debería privar el tabaco en coches, independientemente de si en su interior hay niños o no.

Tres de cada cuatro aprobarían prohibir fumar en lugares al aire libre con especial concentración de personas, como piscinas, centros comerciales

Los resultados coinciden en cierta medida con los del ‘Barómetro Sanitario 2018’, publicado en marzo por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Según sus resultados, el 41,3% de los españoles opina que se debería ampliar la lista de lugares donde está prohibido fumar. El 72,9% se manifiesta en este sentido en coches particulares con menores a bordo y el 61,4% en espacios deportivos al aire libre.

El Ministerio de Sanidad, tal y como se recoge en el documento ‘Líneas de actuación 2019-20 en el ámbito de la prevención del tabaquismo’, está trabajando en financiar entre este año y el siguiente los tratamientos para dejar de fumar, y también está considerando declarar ‘espacios sin humo’ a los coches. La encuesta de semFYC revela que hasta la mitad de los españoles cree que más fumadores cesarían su hábito tabáquico si recibieran este apoyo económico de la Administración.

Aumentar impuestos y precio mínimo de 10 euros

En su documento, la semFYC también resume las medidas que sería necesario implementar para atajar las tasas de tabaquismo: aumento de los impuestos sobre los productos del tabaco, empaquetado genérico, protección e incremento de los espacios sin humo, más campañas en medios de comunicación, prohibición y penalización «estricta» de la publicidad de los productos del tabaco, formar a los profesionales en tabaquismo y financiar los tratamientos para dejar de fumar en todo el territorio nacional.

Siete de cada 10 españoles está de acuerdo en aumentar el precio del tabaco y sus impuestos

Entre todas ellas, destaca la petición de fijar un precio «mínimo» de 10 euros por cajetilla de tabaco, como en Francia. «No puede ser que todos los países de nuestro entorno vengan aquí a comprar tabaco. No podemos ser el estanco de Europa», ha lamentado la doctora Lucía Gorreto sobre el «bajo precio» que supone fumar para los ciudadanos españoles. En el estudio de semFYC, hasta el 69,7% de los españoles está de acuerdo en aumentar el precio del tabaco y sus impuestos.

«Se ha relajado la visión sobre los perjuicios del tabaco. La mayoría de los exfumadores actuales lo dejaron hace diez años o más, coincidiendo con la aprobación de la Ley, y no ahora. Las nuevas formas de consumo de tabaco no están tan mal vistas por la sociedad. Tenemos a los cigarrillos electrónicos, que aún no se comercializaban cuando se legisló, por lo que existen muchos agujeros donde la industria se mete. Hay que actualizar la normativa, es una de las tareas del nuevo equipo ministerial», han coincidido Gorreto y la vicepresidenta de semFYC, María Fernández.

Perfil de los fumadores

Los datos del estudio de semFYC confirman la tendencia que ya se apuntaba el año pasado en relación al ligero aumento del consumo de tabaco. De hecho, si se analizan los resultados de los últimos tres años (2017-2019), aumenta la cantidad global de fumadores del 21 al 23,3 por ciento; un pequeño retroceso del porcentaje de exfumadores (del 37 al 33,7%) y una cifra de personas que nunca han fumado que se mantiene plana en torno al 42-43%.

Por género, la proporción de fumadores es más elevada en hombres (22,9%) que en mujeres (18,5%). Por edades, la persona fumadora tiene entre 20 y 39 años (un 24% de las personas que están en la veintena son fumadoras y un 23,4% de las que tienen entre 30 y 39 años también declaran tener este hábito). El consumo medio diario del fumador es de 10,7 cigarrillos al día y su edad de iniciación son los 17 años. Un 74% reconoce haber intentado dejar de fumar al menos en una ocasión, aunque sin conseguirlo. El 80% de los que sí lo consiguió no necesitó ayuda farmacológica ni de ningún tipo.

En lo relativo a la cantidad de tabaco consumida se detecta una tendencia a la reducción, si se analiza la evolución de los últimos tres años (2017-2019). De este modo, si en 2017 eran un 39,2% los que fumaban menos de diez cigarrillos al día, en 2019 un 46,7% de los fumadores encuestados dicen fumar menos de esta cantidad diaria. Así, el porcentaje de fumadores que fuman más de 30 cigarrillos al día pasa del 4,2% en 2017 al 3,8% en 2019.

En lo se refiere a la comparativa entre tipos de tabaco consumido, cerca del 70% de los fumadores o exfumadores preferían el consumo del tabaco convencional, siendo más frecuente entre los fumadores actuales (77% frente 64%). Sin embargo, los nuevos dispositivos de consumo de tabaco cada vez son más populares: el 91,7% de los participantes reconoce haber oído hablar de otros dispositivos de consumo de tabaco, sobre todo el cigarrillo electrónico (90,6%).

En este punto, los expertos de semFYC alertan de que apenas el 58,2% de los españoles considera que estas nuevas formas de consumo son «igual de perjudiciales» que los cigarrillos convencionales. «Preocupa mucho que todavía exista un 20% que considera que fumar no es perjudicial para la salud. Del mismo modo, solo el 30% opina que fumar cigarrillos hechos a mano es perjudicial para la salud, y hay otro 24% que opina que fumar cigarrillos electrónicos también lo es, hasta el punto de que un 10,8% apuntan que ayudan a dejar de fumar», ha concluido Gorreto.