El Departamento de Salud de Estados Unidos (EEUU) ha informado de la primera muerte asociada al consumo de cigarrillos electrónicos en el país. Se trata de un hombre de Illinois que ha fallecido de una enfermedad pulmonar severa, según ha informado el Centro de Control y prevención de enfermedades (CDC).

EEUU investiga 193 casos por esta misma enfermedad desde junio

Es el primer fallecimiento pero se encuadra en el aumento alarmante de esta enfermedad, de la que se investigan 193 casos en 22 estados desde el final de junio. Los pacientes, entre los que se encuentran adolescentes y adultos jóvenes – según información de la Asociación Americana de Pediatría – experimentan dificultad para respirar, respiración entrecortada y dolor de pecho. Algunos también padecen diarrea, vómitos y fatiga.

«Hay variedad de ingredientes dañinos identificados en los aerosoles de los cigarrillos electrónicos, como partículas ultrafinas, metales pesados como plomo o componentes orgánicos volátiles, como químicos causantes de cáncer», afirma Brian King, del Departamento de Tabaco y Salud del CDC, que ha afirmado que este tipo de enfermedades ligadas al consumo de cigarrillos han podido ocurrir previamente, pero sin constituir una tendencia que haya podido detectarse.

El CDC informaba este viernes que los investigadores aún no han encontrado un producto o componente específico ligado a todos los casos, pero que en todos ellos se reportó el uso de cigarrillo electrónico o «vapeo». En muchos casos, los pacientes también reportaron el uso de productos con tetrahidrocanabinol (THC).

Regulación en España

España tiene una de las regulaciones más restrictivas en cuanto a los cigarrillos electrónicos. En la última trasposición de la directiva europea se estableció la obligatoriedad de incluir mensajes en estos productos sobre la capacidad adictiva de la nicotina, así como  creación del registro de operadores y distribuidores de cigarrillos electrónicos, la notificación a Sanidad de todos los productos seis meses antes de su comercialización.

También se limitaba el líquido de los cigarrillos electrónicos a 20 mg/ml, en envases de máximo 10 mililitros de capacidad y se establecían criterios de seguridad para los envases de recarga, con protección contra roturas.

Reacción de la patronal del cigarrillo electrónico en España

En un comunicado, la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) afirma en un comunicado que «no existe una vinculación directa del uso del cigarrillo electrónico y la muerte de un individuo en Estados Unidos que utilizaba el cigarrillo electrónico de manera negligente. En concreto, se ha confirmado que dicho individuo utilizaba en sus vaporizadores personales aceite de Cannabis y productos no autorizados ni regulados, que no había pasado ningún tipo de control. Mientras se esclarecen las causas de su fallecimiento, no se puede asociar de manera frívola al uso de vaporizadores y líquidos de recarga regulados y autorizados, pues estos pasan todos los controles sanitarios pertinentes».

La UPEV informa también que la ley en EEUU es «mucho menos estricta que en Europa y en España» y aseguran que «en ningún caso se podría replicar el caso acaecido en Estados Unidos. No en vano, Europa y España, cuentan con la normativa más estricta a nivel internacional sobre la composición, calidad, seguridad y consumo de estos dispositivos, que garantiza que precisamente casos de uso negligente e ilegal de este tipo no puedan darse en nuestro país».