Mantén la calma y ¡salva tu diente! El Colegio de Ondontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) y la Asociación Española de Endodoncia (AEDE) han impulsado una campaña ‘con el objetivo de dar a conocer el protocolo de actuación correcto en el caso de sufrir un traumatismo dental, donde han advertido que el 80% de los dientes que se desprenden de la boca ante un traumatismo pueden reimplantarse si se actúa de forma adecuada.

El 96% de la población desconoce que es posible esta reimplantación, según los dentistas, y por ello esta campaña busca dar a conocer los protocolos de actuación en este sentido.

Un total de 6,5 millones de españoles han sufrido en algún momento de su vida un traumatismo dental, según la prevalencia estimada en Europa que se sitúa en el 14% de la población, y los colectivos más afectados son los deportistas y los niños.

El presidente del COEM, Antonio Montero, ha afirmado que la campaña «no solo debe llegar a la sociedad general, sino también a los profesionales sanitarios», ya que estos procedimientos, por lo general, suelen ser atendidos por Atención Primaria. Por ello, es importante que los médicos reciban una formación adecuada para actuar correctamente.

Asimismo, «muchos equipos de fútbol con médicos de primer nivel no conocen el procedimiento adecuado ante un traumatismo dental», ha advertido Montero, quien ha añadido que «lo que salva el pronóstico es la rapidez: existen estudios que demuestran que si se recoloca el diente en los primeros 30 minutos casi todos los dientes se salvan; a partir de entonces, existe riesgo de perderlos».

Cómo actuar ante un traumatismo dental

Los odontólogos han dado a conocer el protocolo de actuación en caso de sufrir un traumatismo dental. En las lesiones menos graves, como fracturas que no son complicadas, se debe encontrar el trozo de diente y acudir lo antes posible al dentista para que pueda ser pegado. En cambio, si el diente sal de la boca hay que localizarlo y cogerlo por la corona, nunca por la raíz.

Si la pieza está sucia, hay que lavar el diente lo antes posible con agua fría o suero (nunca hay que frotar ni usar jabón) durante un máximo de diez segundos y después, volver a colocarlo en el alveolo, esto es, el hueco en el que se alojaba en la boca. Tras esto, la persona afectada debe morder un pañuelo o gasa par mantener el diente en la posición original. Si no es posible recolocarlo, hay que introducir el diente en un vaso con suero fisiológico o leche y acudir al odontólogo lo antes posible, preferiblemente antes de una hora.

Perder un diente, especialmente en el caso de pacientes en crecimiento, tiene consecuencias en su desarrollo a nivel óseo ya que dificulta enormemente las opciones de rehabilitar su función masticatoria y estética en el futuro.

Tal y como ha recordado la secretaria del Departamento de Odontología de la Universidad CEU San Pablo, Marta Bruna del Cojo, «es importante incidir en el hecho de que existen maloclusiones que predisponen a traumatismos. En especial, los niños son más susceptibles de sufrir avulsiones. Asimismo, la propia pérdida del diente puede generar problemas, «y un mal implante en muchos casos puede generar problemas de ortodoncia», ha revelado. Por ello, cuanto antes les vea un odontólogo, las estadísticas de éxito serán mayores.

Uno de los colectivos más afectados por este tipo de lesiones son los estudiantes. Mientras que el 14 por ciento de la población puede sufrir un traumatismo dental a lo largo de su vida, en el caso de los niños y adolescentes el porcentaje sube hasta el 50 por ciento; y ni familiares, profesores o entrenadores saben cómo actuar para que ese diente se pueda reimplantar por un odontólogo.

Por este motivo, también se han sumado a la campaña federaciones como la Federación Española de Atletismo, de Baloncesto y de Jugo; las federaciones de Baloncesto de Madrid, las federaciones madrileñas de Hockey, Ciclismo, Atletismo y Pádel; la Agrupación Deportiva Marathon, el Club de Baloncesto Estudiantes y representantes de La Vuelta Ciclista a España.

La posibilidad de sufrir traumatismos y golpes es un problema que ocurre con frecuencia en deportes de categorías inferiores y profesionales, y en deportes populares como el fútbol, tal y como ha asegurado el secretario de AEDE, José Mª Aranguren Cangas. También se pueden producir en el atletismo, en las carreras populares y maratones.

«En el atletismo los contactos son mínimos, pero aún así nos preocupa el bienestar general de los atletistas. Precisamente cuando juegan en los colegios y con sus amigos, es cuando existe un mayor riesgo de sufrir lesiones y traumatismos dentales», han explicado desde la Federación de Atletismo.

En este sentido, las distintas federaciones que se han sumado a la iniciativa aseguran que se debe concienciar al mundo del deporte para actuar en consecuencia y localizar la pieza dental, aunque esto suponga parar los partidos, ya que «la clave es que la actuación debe realizarse en menos de una hora», según ha remarcado el secretario de AEDE. Además, para prevenir traumatismos es conveniente utilizar protector bucal, especialmente en deportes de contacto, y consultar al dentista.

«Es importante que el entorno del deportista (médicos deportivos, entrenadores, el propio deportista) sepa actuar correctamente ante estas situaciones, como golpes y traumatismos, ya que esto puede evitar las consecuencias», ha señalado la vocal del Colegio Oficial de Odontólogos (COEM), Carmen Martín.

Ante todo, desde los centros educativos y universidades se ha incidido en la prevención como una forma eficaz de evitar estos accidentes. En este sentido, la profesora de la Universidad Alfonso X el Sabio y miembro de la Comisión de Federaciones Deportivas de la FCOEM, la doctora María Bufalá, ha planteado que, de la misma manera que en los colegios se enseña a los niños a lavarse de forma correcta los dientes, es importante implantar campañas de formación sobre cómo actuar ante una pérdida de un diente.

«Muchas veces, los niños son los más receptivos e implicados con estos asuntos», ha comentado la doctora, que ha añadido que «si los padres, entrenadores y deportistas saben cómo actuar, todo es más sencillo y predecible».