Ciencia y Tecnología | Investigación | Salud

Premio para los 'runners': completar un maratón rejuvenece las arterias cuatro años

Prepararse y correr un primer maratón supone 'ganar' cuatro años de vida para nuestras arterias. EP

Si estás dispuesto a tener un propósito a lo grande para 2020 (aunque conlleve un gran riesgo de incumplimiento), el Colegio Americano de Cardiología propone uno que hará rejuvenecer tus arterias nada menos que cuatro años. Aunque el objetivo no es baladí, se trata de prepararse para correr – y completar – un maratón por primera vez.

El estudio, que se publica en la revista del Colegio Americano de Cardiología, se basó en 138 corredores sanos que hicieron en 2016 y 2017 el maratón de Londres y para quienes era su primera carrera de 42 kilómetros.

La investigación se centró en la rigidez arterial de los participantes, una condición que aparece de forma normal con la edad y aumenta el riesgo cardiovascular al incrementar la presión arterial y la carga ventricular, ambos relacionados con la demencia y enfermedades cardiovasculares y renales.

“Los médicos ven cada año pacientes y que les recomienden un objetivo relacionado con el ejercicio y a ser posible un maratón puede ser motivador para que sigan activos”, afirma Charlotte H. Manisty, del Instituto de Ciencia Cardiovascular en la Universidad de Londres. “Nuestro estudio subraya la importancia de la modificación del estilo de vida para ralentizar los riesgos asociados al envejecimiento, especialmente porque parece que nunca es demasiado tarde”.

Y es que los mayores beneficios los hallaron los investigadores precisamente en los corredores mayores y los más lentos, que tenían de base una mayor presión arterial. La media de edad era de 37 años y el 49% eran hombres. Los requisitos incluyeron que no tuvieran historial de dolencias cardíacas o médicas importantes y que no corriesen más de dos horas al día antes del comienzo de la preparación.

Los investigadores realizaron todas las mediciones antes de arrancar los entrenamientos, seis meses antes de la carrera y los repitieron cada tres semanas hasta que completaron el maratón de Londres,  además de una semana después para ver los posibles efectos. Las mediciones incluyeron la presión arterial y la rigidez arterial a través de resonancias magnéticas. La edad biológica de las arterias se vio a través de la relación entre la edad de los participantes y su rigidez arterial a tres niveles de la aorta.

A los participantes se les recomendó seguir el “entrenamiento para principiantes” que daba la propia organización del maratón y que consistía en correr tres veces a la semana incrementando la dificultad a lo largo de las 17 semanas previas a la carrera. Aunque no se frenó, indican los investigadores, a quienes querían mantener otro tipo de entrenamientos.

La marca media del maratón fue de 5,4 horas para las mujeres y 4,5 horas para los hombres. Comparado con los datos de los 27.000 corredores, los datos se correspondían con entrenamientos de entre seis y 13 millas por semana.

El entrenamiento disminuyó su presión arterial – distólica y sistólica  – sobre 4 y 3 mmHg, respectivamente. En general, la rigidez aórtica se redujo con el entrenamiento y fue más pronunciada en la aorta distal con un aumento de la distensibilidad, es decir, la capacidad de hincharse con la presión, del 9%. Esto suponía casi cuatro años menos de «edad aórtica».

“Nuestro estudio muestra que es posible revertir las consecuencias del envejecimiento en las venas con ejercicio asumible en seis meses. Los resultados se vieron en todos los corredores sanos, en todas las edades y sus tiempos de carrera son alcanzables para entrenadores principiantes”, afirma Manisty.

Aunque el estudio solo incluyó a participantes sanos, aquellos con hipertensión y rigidez arterial pueden obtener resultados incluso mayores al entrenamiento.

Comentar ()