Mujeres | Salud | Sociedad

La falta de sexo adelanta la menopausia

Una pareja. Pxhere

Los beneficios del sexo para la salud están demostrados. Desde mejorar el sistema inmune a proteger el corazón o ayudar a conciliar el sueño, practicar sexo es positivo a cualquier edad y tanto para hombres como para mujeres, a quienes ahora un nuevo estudio ofrece otra razón más para ello. El estudio aclara que con sexo se incluyen tanto el coito como el sexo oral, los tocamientos o la masturbación.

La investigación, que se publica en Royal Society Open Science, concluye que las mujeres que practican sexo semanal o al menos mensualmente tienen menor riesgo de una menopausia temprana que las que afirman tener sexo menos de una vez al mes. Los resultados del estudio arrojaron que aquellas que practicaban sexo todas las semanas tenían un 28% menos de posibilidades de tener menopausia a cualquier edad que las que lo hacían menos de una vez al mes.

El estudio se basó en datos de 2.936 mujeres del Estudio de Salud de las mujeres de la nación (SWAN) de EEUU que entraron al estudio en 1996 y 1997. La edad media de las mujeres era de 45 años y la mayoría tenían estudios superiores. De media tenían dos hijos y la mayoría estaba casada o emparejada (78%) y viviendo con su pareja (68%).

Las mujeres fueron sometidas a preguntas como si habían tenido sexo con su pareja en los últimos seis meses, la frecuencia con que practicaban sexo de cualquier tipo o si se masturbaban. El patrón más frecuente era el semanal, con un 64%.

Ninguna de las mujeres había entrado en la menopausia, aunque el 46% estaba en estado de premenopausia temprana (empezando a experimentar síntomas como cambios en el ciclo menstrual o sofocos). Las entrevistas se mantuvieron durante 10 años, durante el que el 45% llegó a la menopausia natural a una media de edad de 52 años.

Cruzando la frecuencia de actividad sexual con la edad de menopausia, el ‘riesgo de menopausia’ de las mujeres con sexo semanal fue de 0,81 mientras que el de las de sexo mensual fue de 0,72. Con ello se concluye que, a cualquier edad, las mujeres que practicaban sexo semanalmente tenían un 28% menos de posibilidades que las que tenían sexo menos de una vez al mes. Así mismo, las que tenían sexo una vez al mes tenían un 19% menos de posibilidades de experimentar la menopausia a cualquier edad que las que lo tenían menos de una vez al mes. Los investigadores tuvieron también en cuenta otros datos como el nivel de estrógenos, la educación, el índice de masa corporal, la raza, si fumaban tabaco o la edad de la menarquía.

“Los hallazgos del estudio muestran que si una mujer no practica sexo y no tiene oportunidad de quedarse embarazada, su cuerpo ‘elige’ no invertir en ovulación y eso sería la clave. Debe haber un mecanismo de compensación energética biológica entre invertir energía en la ovulación e invertir en otro lugar, como por ejemplo mantenerse activo cuidando a los nietos”, afirma la autora del estudio, Megan Arnot, del University College Londres (UCL).

“La idea de que las mujeres dejan de ser fértiles para invertir más tiempo en su familia se conoce como la ‘hipótesis de la abuela’, que sostiene que la menopausia evolucionó en los humanos para reducir el conflicto reproductivo entre diferentes generaciones de mujeres y ayudar a las mujeres a aumentar el ejercicio invirtiendo en sus nietos”, afirma Arnot.

Los investigadores es que durante la ovulación, la función inmune de la mujer está desequilibrada y hace que su cuerpo sea más susceptible a las enfermedades. Dado que el embarazo no es probable porque no hay actividad sexual, el cuerpo entiende que no debe destinar energía a ese costoso proceso, especialmente si hay otras actividades en las que invertir el tiempo.

El estudio también analizó si vivir con una pareja afectaba a la menopausia por la exposición a las feromonas masculinas. Los investigadores no encontraron relación a si convivían con un hombre o no. Ruth Mace, coautora del estudio, añadió que “la menopausia es, por supuesto, inevitable para las mujeres, y no hay una intervención que la prevenga. Pero los resultados indican que su llegada es adaptativa a la posibilidad de quedarse embarazada”.

Las ventajas de practicar sexo antes, durante y tras la menopausia

Si este es uno de los primeros resultados científicos sobre el poder del sexo en retrasar la menopausia y requiere de más investigaciones para ampliar la evidencia, Ana Rosa Jurado, medico de atención primaria y sexóloga de Marbella, incide en la importancia de mantener la actividad sexual al llegar a la menopausia, ya que contribuye al trofismo de los tejidos genitales, disminuyendo el riesgo de sufrir síndrome genitourinario de la menopausia.

Tal beneficio se basa en que «la estimulación sexual provoca excitación favoreciendo la irrigación sanguínea de los tejidos, que normalmente se ve disminuida por el déficit estrogénico tras la menopausia», explica Jurado.

Jurado también apunta a que mientras el sexo y la menopausia habían sido durante años tabú al estar ligada la actividad sexual a la reproducción, «desde que se ha reconocido el derecho al placer entre los Derechos Sexuales, y se ha visto los beneficios de la actividad sexual, la sexualidad tras la menopausia y durante la tercera edad ha empezado a ser considerada y cuidada desde el punto de vista médico». Ahora es ya más de un tercio de la vida el que la mujer pasa en postmenopausia y «las sexuales están entre las prioridades de las nuevas generaciones de mujeres llegando a la menopausia».

Comentar ()