La letalidad del nuevo coronavirus es baja. Su fatalidad se compara con la de la gripe, y las autoridades sanitarias insisten en enviar un mensaje de tranquilidad. Sin embargo, al igual que en la gripe y otras infecciones, existen poblaciones de riesgo para las que el virus puede resultar mucho más letal.

Son fundamentalmente de las personas mayores y quienes padecen enfermedades crónicas. En un estudio publicado el 11 de febrero sobre la población china mostraba la evolución de la tasa de mortalidad del virus por edades. De apenas 0,2% en menores de 40 años, la tasa se dispara a partir de los 70 años.

En este escenario y teniendo en cuenta que Europa es el continente más envejecido en general y que España lo es en particular, ¿hay que estar como sociedad más preocupados por los efectos que pueda tener el nuevo coronavirus en nuestro país?

Antonio Lalueza, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Interna y uno de los profesionales implicados en la elaboración de los protocolos de prevención del coronavirus junto con el Ministerio de Sanidad, manda un mensaje de tranquilidad. «Aunque la población está más envejecida, otros virus como el de la gripe no matan más en nuestro país que en Australia o Estados Unidos, donde la media de edad es algo más joven».

No obstante, el médico reconoce que, sin un mayor riesgo de contagio, las personas mayores están más expuestas a complicaciones y por tanto tienen que extremar las medidas de precaución, «que son las mismas para todo el mundo».

En la misma línea se expresa el geriatra José Antonio López Trigo, expresidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología: «Como en el 100% de las infecciones excepto las exclusivas pediátricas, los mayores están a la cabeza de los grupos de riesgo y si tienen enfermedades crónicas [casi la mitad de los mayores de 50 convive con dos o más enfermedades] tienen un segundo factor de riesgo».

Para López Trigo, el posible efecto del nuevo coronavirus sobre las personas mayores «más que preocuparnos debe ocuparnos y hacer extremar las medidas de precaución que hasta el momento han demostrado ser el mejor arma contra el virus».

En esta línea y dado que desde miércoles hay constancia de la transmisión local en España y eso acerca, según ha explicado esta mañana el portavoz del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Fernando Simón, «cada vez más a un posible escenario 2» que sería de mitigación frente al actual de contención, aquí van algunas de las recomendaciones de estos expertos más orientadas a las personas mayores y en caso de aumento de la transmisión local.

  • Las personas mayores tienden a evitar zonas masificadas pero en cualquier caso sería recomendable que, de pasar a un escenario de expansión, «sería recomendable que eviten este tipo de lugares para reducir el riesgo de contagio», indica Lalueza.
  • Es importante que ante cualquier síntoma, «por leve que sea, las personas sigan el protocolo que indica que deben llamar al 112. En esos casos, lo ideal es que eviten salir del domicilio», explica el médico internista.
  • Así mismo, «si son personas con enfermedades crónicas, tienen que estar alerta a cualquier síntoma y de experimentarlo, llamar para ser atendidos lo más precozmente posible y evitar complicaciones», añade Lalueza.
  • López Trigo apunta a otro factor: «En estos momentos – también frente a otras infecciones – es importante que los mayores controlen bien sus enfermedades de base con el objetivo de evitar descompensaciones que puedan contribuir a las complicaciones».
  • El geriatra indica, además, que «los mayores son los más vacunados de la gripe y eso puede conferir cierta inmunidad cruzada, no porque proteja directamente frente al coronavirus pero sí porque pone en cierta medida alerta al cuerpo frente a las infecciones».