Salud LOS JJOO, EN LA BURBUJA DE LA DUDA

"Nos están poniendo en peligro": el enfado olímpico de los atletas con Tokio 2020

El COI se resiste a tomar una decisión que ahora mismo parece inevitable: la cancelación de los Juegos

logo
"Nos están poniendo en peligro": el enfado olímpico de los atletas con Tokio 2020
Dos personas con mascarilla caminan en la entrad del Comité Olímpico de Japón

Dos personas con mascarilla caminan en la entrad del Comité Olímpico de Japón EFE/EPA/FRANCK ROBICHON

Resumen:

Con una pandemia que se expande de forma incontrolable, millones de personas confinadas en sus casas, eventos deportivos cancelados o aplazados por todo el mundo, atletas sin poder entrenar y un futuro gobernado por la incertidumbre por cómo será todo después del coronavirus, muchos se hacen la misma pregunta: ¿Cómo es posible que el Comité Olímpico Internacional no haya tomado todavía la decisión de suspender los Juegos de Tokio 2020?

Desde su primera edición, Atenas 1896, los Juegos sólo se han suspendido por las dos Guerras Mundiales»

No son pocos los atletas que pusieron el martes los ojos como platos al leer el comunicado del Comité Olímpico Internacional tras la reunión mantenida las federaciones internacionales de deportes olímpicos y con los comités nacionales de Asia y América. «El COI sigue totalmente comprometido con los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y con más de cuatro meses para su celebración no hay necesidad de tomar decisiones drásticas en este momento», señaló el organismo de los anillos ante una de las situaciones más difíciles que se ha encontrado en décadas. Unas horas antes, se había anunciado la cancelación tanto de la Eurocopa como de la Copa América.

De la «solidaridad» al «riesgo»

«Esto no va de cómo estarán las cosas dentro de cuatro meses, sino de cómo están ahora», se quejó en Twitter la campeona olímpica de salto con pértiga en Río 2016, la griega Ekaterini Stefanidi. «¿El COI quiere que arriesguemos nuestra salud, la de nuestras familias y la de todos para que sigamos entrenando todos los días? Nos están poniendo en peligro ahora, no dentro de cuatro meses».

Campeona mundial también en 2017, la griega siguió después con las protestas: «¿Qué pasa con los deportes de equipo en los que tienen que entrenar juntos? ¿Y con la natación? ¿Qué pasa con la gimnasia, donde se tocan los mismos objetos? No tienen ninguna consideración sobre el riesgo ante el que nos están poniendo».

Su compañera Katarina Johnson-Thompson, británica y campeona del mundo de heptatlón, comparte esos pensamientos: “Yo me siento bajo presión para entrenar y mantener las rutinas, pero eso es algo imposible».

El presidente del COI, Thomas Bach, respondió el miércoles con una carta abierta a los atletas. «Como olímpico, sé cómo os sentís», escribe Bach en una misiva en la que pide a los deportistas «solidaridad» para afrontar una situación «que no tiene una solución ideal». Más tarde tuvo una reunión con 220 atletas de todo el mundo para compartir impresiones e insistió después en su mensaje.

Actualmente sólo están clasificados el 53% de los 11.000 atletas que deberían competir

Lo que está claro es que de los 11.000 atletas que deberían participar en Tokio 2020 (del 24 de julio al 9 de agosto), sólo están clasificados el 53 por ciento. El 47% restante debería ganarse el billete en multitud de eventos que están ahora suspendidos. Eso obligará al COI a cambiar los criterios de clasificación a unas cuantas semanas de la cita.

«España no irá en igualdad de condiciones»

El problema que tienen ahora miles de deportistas en los países más afectados es que no pueden entrenar porque las instalaciones deportivas están cerradas. «Con este parón creo que no vamos a hacer un papel digno», indicó la nadadora Mireia Belmonte, confinada en su casa de Badalona, esta semana en El Larguero. «Estar dos semanas mínimo sin entrenar es muy grave, yo no tengo ninguna forma de hacer rodillo, simulador ni nada», añadió la cuatro veces medallista olímpica.

Para María Pérez, campeona de Europa de 20 kilómetros marcha, los de Tokio iban a ser sus primeros Juegos, pero su posición es firme.»Es evidente que no todos los deportistas estamos en la misma situación, por lo que, por mucho que me duela, me uno a la petición de aplazamiento de estos Juegos», señaló la atleta en Twitter.

Alejandro Blanco, el presidente del Comité Olímpico Español, está ahora mismo en una situación complicada. Por un lado, quiere ser leal a Thomas Bach, el mandamás del COI, pero por otro se debe a los deportistas de su país.

«No es que vayan a estar dos semanas sin entrenar, es que puede que esta situación se alargue y no podremos llegar a Tokio en las mejores condiciones. Y como nosotros, varios países», señaló hoy el dirigente tras una reunión telemática con el COI. «Estoy convencido de que la decisión que tome Bach, será la mejor para todos».

Críticas incluso dentro del COI

Las críticas a la postura del COI llegan incluso desde dentro de la institución. La canadiense Hayley Wickenheiser es miembro del COI desde 2014 y antes había ganado cuatro oros olímpicos en hockey sobre hielo. Bajo su punto de vista, es «irresponsable» que no se haya cancelado ya la cita deportiva más grande del mundo.

«Lo pensé mucho en los últimos días y mi posición cambió, voté representando el deseo de los atletas y mi idea de protegerlos. Como miembro del COI, médica y participante en seis Juegos Olímpicos, clasifico la decisión como irresponsable», indicó la ex deportista en su cuenta de Twitter.

A 18 de marzo quedan 128 días para que la llama olímpica encienda el pebetero del Estadio Olímpico de Tokio. La semana pasada se encendió la antorcha en la ciudad griega de Olimpia y empezó el camino hacia la capital japonesa. Pero todo hace indicar que el fuego no llegará a Japón.

Comentar ()