Las embarazadas no podrán estar acompañadas durante el parto para evitar peligro de contagios del coronavirus, pero la persona que la gestante designe como portavoz familiar recibirá imágenes del nacimiento y del recién nacido por videoconferencia y podrá acompañarla en la habitación mientras dure todo el ingreso hospitalario.

Así, consta en el protocolo que ha remitido la conselleria de Sanidad de la Comunitat Valenciana a todos los centros para evitar contagios del Covid-19 tanto a la madre, su pareja, el bebé como al personal sanitario, según ha explicado la responsable de este departamento, Ana Barceló.

En este sentido, ha señalado que el acompañante no podrá entrar ni a la sala de dilatación ni al paritorio, sino que deberá esperar todo el parto en la habitación, donde podrá permanecer en todo momento hasta que la madre reciba el alta hospitalaria.

Barceló ha justificado esta medida en que estos dos espacios son utilizados con muchas mujeres y deberían tener una desinfección muy a fondo tras cada parto para evitar peligros de contagios.

No obstante, la mujer gestante deberá identificar un portavoz familiar con un número de teléfono móvil para que durante el proceso puedan establecer contacto siempre que el entorno asegura «una suficiente intimidad».

Asimismo, se establecerá una videoconferencia con el portavoz para que pueda «ver algunos momentos en la sala de dilatación y del nacimiento» y, tras el parto, se volverá a conectar para transmitir imágenes del recién nacido.