Los médicos contraatacan y se personarán como acusación particular por las mascarillas defectuosas.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha manifestado que acudirá como acusación particular en aquellos casos de contagio derivados del uso -en plena crisis del coronavirus– de las mascarillas defectuosas enviadas por Sanidad y retiradas tras haberse distribuido a las autonomías y a profesionales sanitarios.

Este hecho, calificado por el CGCOM como «intolerable», no solo genera «más desconfianza» en la acción del Gobierno, sino que se suma a la situación de «indefensión» a la que están sometidos los profesionales sanitarios, desvela un comunicado emitido este domingo por los colegios de médicos.

«No solo pedimos una explicación a las autoridades responsables, sino que se adopten, sin más dilación, todas las medidas pertinentes en el personal expuesto a un alto riesgo de contagio, así como se asuman las responsabilidades. El CGCOM se personará como acusación particular en aquellos casos de contagio derivados de esta situación«, añade la nota.

Lamentan también los 34 profesionales sanitarios fallecidos y los más de 30.000 afectados por el virus y solicitan nuevamente que se consideren profesiones de alto riesgo de exposición, y, en consecuencia, los casos que indiquen la situación de baja laboral por infección de COVID-19 se consideren accidente de trabajo.

Lamentan los 34 sanitarios fallecidos y los más de 30.000 afectados y solicitan nuevamente que se consideren profesiones de alto riesgo de exposición

Exigen la realización de forma inmediata de test a todos los profesionales sanitarios para la necesaria seguridad de pacientes y profesionales y como requisito esencial para seguir trabajando.

Y piden que, cuando la situación de excepcionalidad se normalice, se reconozcan a los compañeros fallecidos y a todos los profesionales sanitarios en un acto de homenaje en Madrid.

Instan también al Gobierno a que consideren su participación activa en la gestión de la crisis de salud pública y sanitaria.

De momento, ya han creado un grupo de trabajo para la elaboración de una propuesta técnica de plan de normalización de actividad asistencial y reconstrucción del Sistema Nacional de Salud (SNS).

El colegio de médicos va a poner en marcha un Observatorio COVID-19 para la evaluación del impacto de la infección en los profesionales y como plataforma de futuras acciones derivadas de esta pandemia.

Este sábado se conoció que un total de 65 profesionales sanitarios, entre ellos 5 facultativos, de la UCI del hospital Santa Lucía de Cartagena (Murcia) se encuentran en cuarentena como medida de prevención por el uso parte de las 15.000 mascarillas defectuosas distribuidas por el Ministerio de Sanidad.

El consejero de Salud, Manuel Villegas, detallaó que este material sólo ha sido repartido entre los días 13 y el 15 de abril, antes de que se avisara de su deficiente protección.

El consejero ha indicado que los servicios de Prevención de la consejería están analizando en qué áreas se han distribuido, aunque ha pedido esperar porque la enfermedad, en caso de dar síntomas, tiene una «latencia» de varios días.