Fernando Simón ha asegurado hoy que «casi toda la evidencia que tenemos [sobre el coronavirus] está llegando desde bien entrado marzo, abril y mayo». El portavoz del Comité Técnico para la Desescalada ha defendido el rigor de la actuación del Gobierno tras la circulación de algunos informes publicados por el Ministerio de Sanidad en febrero y marzo y en los que se alertaba del riesgo del coronavirus.

En concreto, un informe fechado el 6 de marzo recogía que «por causas aún no conocidas, parece que hay eventos con personas infectadas que muestran una altísima tasa de trasmisión del virus frente a otras situaciones en la cual transmisión es mucho menor» en relación a algunos estudios realizados en China.

Simón ha incidido en que «las hipótesis surgen, pero hay que comprobarlas» y ha recopilado algunas de esas evidencias que no se conocían antes de finales de febrero. Ha afirmado, por ejemplo, que ahora se conoce «algo que parecía muy poco probable al principio» como la existencia de un número relevante de asintomáticos y que la transmisión se produce también en ellos o días antes de que empiecen los síntomas.

También ha afirmado que «la hipótesis de la inmunidad de rebaño no se está produciendo en nuestro país» o que «tratamientos que pensábamos tener disponibles en un tiempo breve no lo están» y que «la vacuna no va a ir probablemente tan deprisa como parecía». Así, Simón ha defendido que «aunque no nos guste es como avanza la ciencia, poco a poco».

Focos en centros sanitarios y residencias

Mientras que Sanidad celebra en los últimos días la evolución de los datos – hoy se han notificado 48 muertes y 344 contagios a falta de los datos de Cataluña -, Simón ha explicado que los nuevos contagios proceden ahora fundamentalmente de «cribados en sanitarios y residencias de ancianos», además de brotes localizados.

«Sigue habiendo un número pequeño de personas que no se identifica el origen de la infección, pero son muy pocos», ha afirmado el epidemiólogo, que ha añadido que un porcentaje de esas PCR positivas corresponden a enfermedades ya superadas y en las que evidencias científicas apuntan podrían «no implicar capacidad de infección».

«No nos gustan las imágenes de la Barceloneta»

Sobre las imágenes que se han publicado de la playa barcelonesa de la Barceloneta con cientos de personas incumpliendo las normas de distancia social, se ha preguntado a Simón si podrían influir en la decisión sobre el paso de fase de la capital catalana: «No nos gusta ver las imágenes de la playa de Barcelona pero sí es cierto es que no se puede basar una decisión en una imagen puntual que no se sabe si es generalizada».

Además, el epidemiólogo ha criticado la utilización de imágenes como esa o declaraciones en relación con las decisiones de paso de fase. «Si se utilizan para presionarnos solo generan ruido porque estamos tratando de ser lo más objetivos posibles», ha zanjado.