Salud

Djokovic y el coronavirus: cuando el número uno pone en jaque a su propio deporte

El búlgaro Dimitrov y el croata Coric dan positivo tras una semana de tenis y fiesta en los Balcanes | Los positivos suponen un jarro de agua fría para el tenis, justo cuando el circuito empezaba a ver la luz al final del túnel

logo
Djokovic y el coronavirus: cuando el número uno pone en jaque a su propio deporte
Dimitrov, en el centro, junto a Djokovic y Zverev durante la exhibición de la semana pasada

Dimitrov, en el centro, junto a Djokovic y Zverev durante la exhibición de la semana pasada EFE

Resumen:

El positivo de dos jugadores y varias personas más en una exhibición celebrada la semana pasada en los Balcanes por Novak Djokovic ha llenado de interrogantes el regreso del tenis. Grigor Dimitrov y Borna Coric dieron positivo en la prueba del coronavirus, al igual que el preparador físico de Djokovic, número uno del mundo. Todo después de varios días de partidos, fiestas, abrazos y discotecas a orillas del mar Adriático.

La noticia ha sonado como una bomba en el deporte de la raqueta, que se preparaba ya para el regreso a mediados de agosto entre estrictas medidas sanitarias. Justo eso es lo que faltó la semana pasada en Belgrado y Zadar. «Esto es lo que sucede cuando ignoras todos los protocolos. Esto NO ES UNA BROMA», se quejó el tenista australiano Nick Kyrgios hoy por la mañana. «Aparentemente hay una pandemia», escribió con ironía el ex jugador Andy Roddick en Twitter.

El primer revés llegó el domingo por la noche, cuando se confirmó el positivo de Dimitrov. «Quiero asegurarme de que cualquiera que haya estado en contacto conmigo se haga la prueba y tome las precauciones necesarias», señalaba en Instagram el búlgaro, que coincidió en los últimos días con una decena de tenistas, entre ellos los «top ten» Alexander Zverev y Dominic Thiem.

Y las malas noticias continuaron hoy con el anuncio de Coric. «Siento el daño que pueda haber causado. Estoy bien y no tengo síntomas», explicaba el croata en sus redes sociales. Mientras tanto, los medios serbios informaban del positivo del preparador físico de Djokovic y del entrenador de Dimitrov.

La polémica ya estaba instalada

La confirmación de los positivos fue únicamente la última consecuencia de una semana en la que los protocolos de seguridad brillaron por su ausencia. Además, la imagen de los tenistas dentro de una discoteca, sin camiseta y sin guardar la distancia de seguridad dieron la vuelta al mundo en cuestión de horas. Por si fuera poco, en las gradas del estadio de Belgrado no había butacas vacías entre espectadores y muchos ni llevaban mascarilla.

«Sé que ha habido algunas críticas, especialmente de Occidente: ‘¿Por qué había una multitud? ¿Por qué no había distancia social? ¿Qué estaba ocurriendo y por qué están celebrando este tipo de evento en medio de una pandemia tan dura en Occidente?'», señaló Djokovic en un podcast de Eurosport antes de las noticias de los positivos.

«Es difícil de explicar a la gente que la situación es muy diferente aquí que en América o Reino Unido. Desde el primer día de organización del Adria Tour, hemos estado siguiendo las reglas y las medidas que han sido acordadas por las instituciones de gobierno y las instituciones de salud pública», añadió el número uno del tenis.

El tenis pretende volver el 14 de agosto

La ATP anunció la semana pasada un nuevo calendario para la reanudación del circuito, parado desde mediados de marzo. La idea del circuito masculino es que la competición vuelva el 14 de agosto con el torneo de Washington, que serviría a los tenistas de preparación de cara al Masters 1000 de Cincinnati y al US Open. El circuito femenino regresará unos días antes, el 3 de agosto, con un certamen en Palermo.

Tras el Grand Slam en Nueva York, se disputaría una gira sobre tierra batida, con el Mutua Madrid Open y el Masters de Roma antes de la cita más esperada para Rafael Nadal, Roland Garros (del 27 de septiembre al 11 de octubre).

Lo ocurrido en los últimos días en los Balcanes no debería cambiar el plan inicial, pero sí debería alertar a los organizadores de lo que puede ocurrir si no se toman las medidas sanitarias adecuadas. En las imágenes de la exhibición colgadas en la página web de Novak Djokovic se ven muchos abrazos, mucho contacto y ninguna mascarilla.

Comentar ()