Salud

Sanitarios se oponen a traslados forzosos al nuevo hospital del Covid de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c) durante la visita que han realizado este viernes a las obras de construcción del nuevo hospital 'Enfermera Isabel Zendal', en Valdebebas. EFE/Comunidad de Madrid

En un tiempo récord, Madrid ha levantado el hospital de pandemias y emergencias Enfermera Isabel Zendal. Más de 1.000 camas, 48 de cuidados intensivos, 80.000 metros cuadrados y una inversión – estimada – de 50 millones de euros que se han ejecutado en pocos meses. Las obras prevén entregarse esta semana y en la Comunidad de Madrid ya anuncian su próxima apertura.

Está el espacio, las próximas semanas llegará el equipamiento, pero hay un aspecto que aún está por concretar y que ha hecho saltar las alarmas de los profesionales sanitarios. ¿Quién curará en el hospital de pandemias? ¿Quién atenderá a los pacientes y sus familiares?

Una de las incógnitas la despejó este domingo la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y la ha confirmado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en sendas entrevistas en las últimas horas: el hospital de pandemias abrirá sin realizar nuevas contrataciones.

Se trasladará a personal de otros centros sanitarios para atender en el nuevo hospital: «La activación del personal va a provenir de los hospitales madrileños», ha reconocido el consejero en Onda Madrid, que ha asegurado que en los hospitales de donde salgan esos profesionales también «habrá refuerzos».

Sin embargo, la comunicación – a pocas semanas de la apertura, que se prevé para noviembre – ha caído como un jarro de agua fría en médicos intensivistas, enfermeras o sindicatos, que denuncian el «sinsentido» de «vestir a un santo para desvestir a otro» en la ya saturada plantilla de los hospitales.

Los intensivistas: «no cabe mucha más elasticidad»

Así lo plantea el portavoz de la Sociedad madrileña de Medicina Intensiva (SOMIAMA), Mario Chico, que «no es posible que los intensivistas de otros hospitales madrileños puedan compaginar su trabajo con la asistencia en el nuevo hospital». Su especialidad, vital en la cuidados intensivos, es fundamental para el tratamiento de los enfermos graves de Covid.

Chico denuncia que el número de guardias que están realizando ya los intensivistas de los hospitales públicos y privados ya es muy alta, «en ocasiones por encima de las recomendaciones para respetar los descansos». Denuncia que ya hay problemas de contratación en algunos hospitales y que están realizando ya refuerzos en fines de semana. «Y todo esto sobre un colectivo con una gran carga de trabajo mantenida en el tiempo, en el que no cabe mucha más elasticidad», concluye.

Enfermeras: desafortunado y contraproducente

Las enfermeras también califican el anuncio de «desafortunado». «Trasladar enfermeras de otros niveles de atención sería contraproducente», afirma el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, quien sin embargo sí valora positivamente la construcción del hospital, siempre que se dote de » personal de nueva incorporación, dado que tanto la atención primaria, como la atención hospitalaria y la sociosanitaria en la actualidad están con una gran presión asistencial y gran saturación en Madrid». 

Más duros se muestran los sindicatos, «no hay plantilla suficiente para asumir los traslados ya que están muy, muy ajustadas, es un sinsentido abrir un nuevo hospital sin contrataciones y sin diálogo con nosotros». Así se manifiesta Julián Ezquerra, presidente del sindicato mayoritario de médicos en Madrid (AMYTS). «Se va a desvestir un santo para vestir otro, el otro da mucho más rédito mediático pero no es una solución», afirma.

Miedo a traslados forzosos

AMYTS estima que pueden ser varios los centenares de médicos necesarios para atender a un hospital como éste a pleno rendimiento y que es «imposible» encontrar voluntarios para incorporarse. «Por ello nos tememos que se sirvan del decreto aprobado en septiembre que permite el traslado forzoso de profesionales porque voluntarios no va a haber», ha añadido Ezquerra.

Desde Comisiones Obreras, Mariano Martín-Maestro comparte que la única solución que encontrará la Comunidad de Madrid para conseguir la plantilla del hospital de pandemias será «secuestrar a los profesionales como ya lo hizo con Ifema aunque ahora contarán además con el real decreto que les permite hacerlo bajo un paraguas legal».

Martín-Maestro denuncia además que los 10.100 profesionales que Ayuso anunció que contrataría desde el inicio de la pandemia (y de los que Ruiz Escudero ha hablado como contrataciones ya hechas) en agosto aún faltaban 3.000 por hacerse efectivas según los datos del portal de transparencia regional.

«Desde hace cuatro meses que se anunció la construcción del hospital de pandemias hemos preguntado una y otra vez en las reuniones con la Consejería qué personal precisará y cómo se articulará y no hemos obtenido respuesta. La planificación ha sido inexistente y ahora no se puede poner en marcha de un día para otro», denuncia el portavoz de CCOO.

Desde la Consejería de Sanidad comunican a El Independiente que «aún no pueden adelantar más del plan de recursos humanos» y se remiten a lo dicho por el consejero este lunes de que no habrá nuevas contrataciones. Este miércoles hay nueva reunión de la mesa sectorial de sanidad, que reúne a la Administración regional con agentes sociales y profesionales, en la que desde los sindicatos esperan que se les dé más información sobre el tema.

Comentar ()