Salud | Vida Sana

Las recomendaciones de los geriatras para las fiestas de Navidad

, una empleada de una residencia de Vitoria toma la temperatura a un hombre que va a visitar a su familiar

Una empleada de una residencia de Vitoria toma la temperatura a un hombre que va a visitar a su familiar. David Aguilar EFE

Uno de los principales miedos respecto a las próximas fiestas navideñas es el del contagio de los familiares de mayor edad, más vulnerables al coronavirus. Por ello, desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología han querido realizar unas recomendaciones específicas para las próximas navidades y los encuentros familiares o salidas de las residencias si estas personas viven en ellas.

En primer lugar, los geriatras llaman la atención sobre las «graves consecuencias» que para los mayores tienen el aislamiento y las escasas relaciones sociales, tanto a nivel psicológico como físico. Sin embargo, advierten también que el aumento de visitantes en residencias y las reuniones familiares «pueden resultar fatales en personas mayores vulnerables». Ante estas dos premisas, plantean «necesario encontrar un equilibrio que favorezca los beneficios del contacto familiar, especialmente en estas fechas navideñas, pero de forma segura».

En general, los geriatras llaman a reforzar «más que nunca los mensajes afectivos, de apoyo y esperanza a las personas mayores, especialmente a las más vulnerables» y a apoyarse en el uso de la tecnología para favorecer la comunicación frecuente con los mayores.

Reuniones sin besos y con mascarilla

Para las reuniones familiares con mayores, los geriatras subrayan el «no superar nunca el número máximo de personas recomendado por las autoridades sanitarias» y permanecer todos los miembros todo el tiempo posible con la mascarilla puesta en casa, sólo quitándola para comer y volviendo a colocarla en la sobremesa.

Piden que las reuniones se mantengan en lugares con buena ventilación y donde los mayores puedan situarse en las áreas más ventiladas, «pero a una temperatura adecuada».

Recomiendan que los alimentos se sirvan individualmente, sin bandejas o platos a compartir, y extremar la higiene de manos especialmente antes de sentarse a la mesa.

Piden evitar los besos y abrazos en las celebraciones.

Visitas a residencias: sí, pero programadas y máximo dos personas

Mientras que los geriatras sí insisten en que las visitas a residencias son muy importantes, pero inciden en que se realicen siempre bajo las recomendaciones de salud pública en cada territorio.

Por otro lado, recomiendan que sean siempre programadas para facilitar la organización interna del centro y optimizar las medidas de seguridad y con espacios especialmente habilitados y adecuados para recibir las visitas.

Las visitas deben ser de una sola persona, o dos como máximo y preferiblemente siempre la misma persona. Además, afirman que las visitas deben ser cortas y, si el tiempo y la salud lo permiten, acompañadas de un paseo por el exterior.

Recomiendan que la sala de visitas se limpie siempre entre visitas y que se utilicen siempre las medidas de protección recomendadas por cada centro (uso de geles, distancia de seguridad, medidas de protección, por supuesto siempre mascarilla, etc.).

Para las situaciones en las que la persona afronte su final de vida, subrayan que debe permitirse el acompañamiento permanente por una persona, administrando las medidas de protección necesarias.

Salir de la residencia: el mayor riesgo

Los geriatras advierten que la salida de una persona mayor de su residencia para es una de las acciones con mayor riesgo, tanto para la propia persona como el resto de residentes a su vuelta y aseguran, por tanto, que lo recomendable es valorar cada situación entre la familia y la residencia.

Aunque afirman que se deben evitar las salidas si hay sintomatología o algún contacto reciente con un enfermo de Covid, los geriatras reconocen que no hay base científica suficiente como para hacer recomendaciones únicas.

Sí aseguran que aunque los anticuerpos disminuyen el riesgo de contagio, no se puede asegurar que anulen el riesgo y por tanto rechazan que se utilice como criterio de salida. Tampoco piden que se puedan establecer visitas en función de test rápidos ya que «tienen falsos positivos y falsos negativos, que no son fáciles de interpretar».

Además, recomiendan que sean salidas de más de 24 horas ya que las más cortas «comportan un alto riesgo». No obstante, recomiendan que a la vuelta el residente se realice una PCR e igualmente, cumpla un período de cuarentena.

Para esos períodos de cuarentena, los geriatras recomiendan «intensificar las actividades físicas, ocupacionales, recreacionales y las relaciones con terceras personas siguiendo las medidas de seguridad adecuadas».

En definitiva, los geriatras creen que deben favorecerse estas salidas en la medida de lo posible pero «velando por la seguridad y bienestar del resto de los residentes» y apelan «a la responsabilidad tanto de las personas mayores como de sus familiares para buscar el equilibrio entre el beneficio y el riesgo de las salidas y/o visitas».

Comentar ()