Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna contra el coronavirus en Mérida (Badajoz).

Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna contra el coronavirus en Mérida (Badajoz). EFE

Salud

¿Puede tu empresa obligar a vacunarte contra el coronavirus?

Algunas empresas controlarán a la plantilla que trabaje presencialmente mediante la realización de tests de antígenos

España comenzó este domingo su campaña de vacunación contra el coronavirus. Medidas anunciadas como la «cartilla COVID» del Gobierno de la Comunidad de Madrid ponen ahora sobre la mesa la posible verificación de nuestro estado de salud. La realización de algún tipo de control serológico en la población conduciría a que, posiblemente, queden en entredicho algunas situaciones laborales. Por ejemplo, acceder a un puesto de trabajo, ser despedido, que te exijan la vacuna en plantilla o ser descartado en un proceso de selección.

Las vacunas comenzaron a suministrarse este domingo en las residencias de ancianos. Arrancó así una campaña en la que se prevé inmunizar a 2,29 millones de personas en las próximas 12 semanas, y al resto de población del país en los próximos meses.

Un tiempo en el que las empresas podrían utilizar como criterio la situación particular de cada empleado respecto al coronavirus. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) expone a El Independiente que este tipo de actuaciones «dependerán de cada empresa» y los protocolos que dicte el Ministerio de Sanidad que seguirán «punto por punto». Asimismo, en caso de que se establezca algún tipo de iniciativa de forma puntual o particular, será «hasta dónde quiera llegar cada empresa».

Todo lo que sea empujar o recomendar la vacunación se verá con buenos ojos

Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)

«Nuestra determinación para colaborar es máxima, y amplificar todo lo que plantee la administración», detallan. «Todo lo que sea empujar o recomendar la vacunación se verá con buenos ojos, pero no hay ningún protocolo a día de hoy para esta vacunación». Según recoge el Consell de Relacions Laborals de Catalunya, el retorno a la actividad laboral pasa a corto plazo por «una inmunización global o una vacuna totalmente efectiva». «Se tiene que garantizar con la máxima seguridad sanitaria y adoptando las medidas preventivas y organizativas necesarias
para prevenir el riesgo de contagio del coronavirus en los centros de trabajo», subraya el documento.

Test de antígenos a los trabajadores presenciales

En este sentido, Mutua Madrileña tiene previsto realizar un control de antígenos a su plantilla. Esta medida afectará a quienes acudan a trabajar de forma presencial a las oficinas y centros de la aseguradora a partir del próximo 6 de enero de 2021, un 25 % del total de la plantilla. El otro 75 %, según afirman a El Independiente, continuará teletrabajando manteniendo esa ratio hasta previsiblemente los primeros meses de 2021.

Por su parte, desde El Corte Inglés espetan que «no se descarta nada respecto a la vacuna», pero que es una «competencia total» de las administraciones públicas. «Seguiremos las directrices que nos vayan dando, no contamos con ninguna estrategia especial, seguiremos las directrices de las autoridades sanitarias», declaran fuentes de los grandes almacenes españoles.

Personal médico manipula una dosis de la vacuna contra el coronavirus (COVID-19) Foto: Europa Press

Más allá de las medidas que lleve a cabo el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, las empresas podrían contar con legislación que les posibilite el control serológico sin necesidad de que el Gobierno imponga la vacuna. Conforme la Ley 31/1995 de prevención de Riesgos Laborales, se autoriza la vigilancia del trabajador y su salud bajo autorización expresa, es decir, de forma voluntaria.

Según detallan abogados laborales de Legálitas, esta voluntariedad podría quedar exceptuada si supone un riesgo para el resto de compañeros. También entraría en juego el Real Decreto 664/1997 sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo.

Si un empresario detecte un riesgo para sus trabajadores, este está en la obligación de informarlo. En el supuesto de que exista una vacuna, por ejemplo, ha de notificar los beneficios de su inyección e incluso ponerla a disposición de su plantilla en caso de que lo demanden. Por otra parte, si a alguien no se le contrata por no estar vacunado contra Covid-19, se podría interpretar como una vulneración de los derechos fundamentales.

«No tienen ningún derecho a conocer la situación serológica»

Por su parte, los sindicatos afirman que a día de hoy no hay nada sobre la mesa en cuanto a los protocolos que establecerán las empresas de cara al control del fármaco en las plantillas. El Sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) subrayan que su principal reivindicación son las normas de privacidad que protegen a «todos y cada uno de los trabajadores». «La empresa no tiene ningún derecho a conocer la situación serológica, y en ningún caso sobre el Covid», espetan fuentes del sindicato a este medio.

De acuerdo con sus propias palabras, están en contra de iniciativas como la anunciada «tarjeta identitaria» de la Comunidad de Madrid. Además, realizan una comparación con lo ocurrido con la enfermedad del VIH, cuando las personas que se infectaban eran marginadas en distintos ámbitos sociales, entre ellos el laboral. «Es una pandemia olvidada pero que está ahí, y que ha tenido efectos negativos en el mundo laboral cuando se discriminaba y se discrimina a los trabajadores infectados», detallan.

Comentar ()