La Comunidad Valenciana aplica este fin de semana el cierre perimetral de las 16 ciudades que tienen más de 50.000 habitantes, dentro de las últimas medidas adoptadas para intentar frenar el avance de la pandemia de coronavirus.

Desde las 15 horas de este viernes y hasta las 6 de la mañana del lunes, quedan confinadas perimetralmente las cinco grandes ciudades de la provincia de Valencia (Valencia, Torrent, Sagunto, Gandia y Paterna), las nueve de Alicante (Alicante, Alcoi, Benidorm, Elche, Elda, Orihuela, Petrer, San Vicent del Raspeig y Torrevieja) y las dos de Castellón (la capital y Vila-real), informa Efe.

En esas 16 localidades queda limitada la entrada y la salida de personas el fin de semana -con las mismas excepciones que para el cierre perimetral de la Comunitat, como por ejemplo el retorno a la residencia habitual, la asistencia a centros sanitarios o el cumplimiento de obligaciones laborales-, algo que se volverá a aplicar los siguientes fines de semana y días festivos hasta el 15 febrero.

Las fuerzas de seguridad han sido movilizadas para controlar que se cumplan estos confinamientos perimetrales municipales y se ha anunciado un gran despliegue policial en los accesos a estas ciudades, sus estaciones de trenes y autobuses, sus lugares de ocio, playas, centros comerciales y zonas de gran afluencia de público.

Desde la Generalitat se ha recordado que los comportamientos incívicos e insolidarios de quienes no respeten las medidas adoptadas para frenar la curva de contagios se pueden denunciar y sancionar, aunque han asegurado que se primará «la información y la pedagogía».