La incidencia del coronavirus en España se disparó tras la Navidad y atraviesa lo que, según el portavoz de Sanidad, Fernando Simón, podría ser el pico de esta tercera ola. En las últimas semanas España ha batido récord de contagios con más de 44.000 registrados en un solo día. A esa escalada, un año después del inicio de la epidemia, las comunidades autónomas han vuelto a ir con una capacidad muy desigual de identificar el origen de sus contagios y, por tanto, de su capacidad para controlarlos. Según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, mientras cinco comunidades autónomas son capaces de rastrear más del 75% de los contagios, otras cinco no llegan al 30%.

Son los datos del último informe epidemiológico semanal de Sanidad (del 28 de enero) que sitúa a Canarias como la comunidad autónoma con mayor capacidad de rastreo, de un 86,7%. Después Murcia, con un 78%, y La Rioja, Navarra y Castilla La Mancha entre el 75 y el 76% de todos sus positivos con su origen identificado.

Incidencia, positividad en pruebas diagnósticas y porcentaje de trazabilidad

En el extremo contrario se sitúa el País Vasco, que no llega al 1%, aunque desde esta región aducen que ese dato no se corresponde – aunque los datos para el informe proceden de las propias autonomías – y que el 50% de sus infecciones se identifican por ser contacto estrecho de un caso. Así lo reportan en su informe diario de este mismo lunes. Más allá del problema con los datos en Euskadi, Madrid es la siguienteautonomía que menos contagios traza, con un 16,7% del total de contagios de origen conocido en el último informe. Por debajo del 30% se sitúan también Baleares (21%), Andalucía y Cataluña (27,9 y 27,4% respectivamente).

En total, en estos momentos España rastrea poco más de la mitad de los contagios y la cifra se sitúa por muy por debajo de la media global de rastreo desde el 10 de mayo. En un informe del Instituto de Salud Carlos III que evalúa el rastreo de contactos desde el 10 de mayo y hasta finales de enero, España ha sido capaz de identificar el origen de dos de cada tres contagios, un 64,3% del total.

Según este documento, sólo Baleares y Cataluña han identificado menos de la mitad de los contagios a lo largo de la epidemia y la situación que recoge es mucho más positiva de la que se registra en este punto de la tercera ola.

Otro dato que recoge ese informe es que España ha logrado identificar dos contactos estrechos por cada caso, aunque el rango varía entre uno y cuatro.

«Esta situación tan dispar o el problema con los datos del País Vasco lo que reflejan es que existe una gran confusión. Un año después del estallido de la epidemia los sistemas de información aún no recogen información que se corresponda entre todas las comunidades y eso lo que provoca es que no haya información suficientemente cualificada que apoye las decisiones que se toman, como las medidas», afirma Boi Ruiz, doctor en Medicina y ex conseller de Salud de Cataluña.

Cuanto mayor es la capacidad de rastreo, más fácil resulta aislar a los casos y también, a través del conocimiento del lugar de contagio, tomar medidas más apropiadas. Esta falta de capacidad de rastreo se une además en esta tercera ola, con la irrupción de la variante británica que avanza a gran velocidad en nuestro país. «No nos coge con un sistema preparado ni coordinado de rastreo», subraya Ruiz, que advierte también de que «la consecuencia también puede ser que quienes tienen que tomar decisiones cualificadas se inhiban si no tienen la información suficiente».