El 8 de diciembre, Margaret Keenan, una mujer de 90 años de Reino Unido, se convirtió en la primera persona vacunada del mundo contra el coronavirus. Su brazo recibió el preparado de Pfizer y BioNTech en el Hospital Universitario de Coventry.

Cien días después del primer pinchazo, todavía hay un enorme trabajo sobre la mesa en la lucha contra la pandemia. Se han dado pasos muy importantes, pero la vacunación ha generado nuevos problemas y debates. A continuación, un resumen de los primeros cien días con la vacuna.

Diez vacunas aprobadas y 400 millones de dosis

La urgencia para contener la pandemia en 2020 provocó una inversión sin precedentes en la investigación de vacunas contra el coronavirus. Un año después de que la OMS declarase la pandemia, ya hay nueve vacunas aprobadas en todo el mundo: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Sputnik, Covaxin, Sinopharm I, Sinopharm II, Sinovac, CanSino y Janssen.

En total, de acuerdo con la web OurWorldInData, se han inoculado un total de 400 millones de dosis en todo el mundo, con Estados Unidos a la cabeza con casi 115 millones de pinchazos. En Europa se llega casi a los 100 millones de dosis administradas, mientras que en China, aunque son datos poco fiables, se habrían puesto unos 70 millones de pinchazos.

En total, tres de cada cuatro vacunas que se han puesto hasta el momento han sido en Estados Unidos, China y Europa. Porque el reparto ha puesto de manifiesto una vez más el poder del dinero. Los países ricos han accedido antes que nadie a la vacunación, mientras que a África los cargamentos están llegando con cuentagotas. África tiene una población de unos 1.200 millones de personas y por ahora solo se han puesto en ese continente ocho millones de dosis y seis millones pertenecen a Marruecos.

Israel y Emiratos Árabes Unidos, a la cabeza por población

Viendo los datos de personas vacunadas por número de habitantes, Israel y Emiratos Árabes Unidos están en lo más alto de la lista. En Israel hay un 50% de la población que ya está totalmente vacunada frente al coronavirus, mientras que en Emiratos Árabes Unidos la cifra ronda el 30%. En España, de momento, no se llega al 5%, pero se mantiene el objetivo de alcanzar el 70% para el verano.

AstraZeneca, el punto de mira

Si hay alguna vacuna que ha generado debate, ha sido la de AstraZeneca y Oxford. Primero con el retraso en la entrega de dosis en Europa, lo que desembocó en una pelea con la Comisión Europea, y ahora con los posibles efectos secundarios. Varios países europeos, entre ellos España, han interrumpido ya la vacunación con AstraZeneca a la espera de tener datos claros sobre la posible relación de esa fórmula con unos casos de Trombosis venosa cerebral.

En España hay tres casos en estudio, entre ellos el de una profesora de Marbella, de 43 años y sin patologías previas, que falleció el pasado fin de semana. De momento, el ministerio de Sanidad anunció que habrá dos semanas de parón en lo que a las vacunas de AstraZeneca se refiere.

Una tercera ola ¿y una cuarta? en plena vacunación

Pese a los esfuerzos de la industria farmacéutica y las prisas de los Gobiernos para poner en marcha los planes de vacunación, la llegada de las inyecciones no evitó una tercera ola en varias zonas del mundo, incluidos muchos países de Europa. España, por ejemplo, sufrió la peor ola desde el inicio de la pandemia en número de contagios diarios.

En Israel también se vivió una tercera ola muy dura a finales de diciembre y principios de enero, pero la vacunación masiva ha conseguido que los contagios se reduzcan drásticamente. En Europa, con un porcentaje aún muy bajo de la población inmunizada, muchos expertos advierten de la llegada inminente de una cuarta ola. «Hasta que no haya un alto porcentaje de la población vacunada, seguirá habiendo este tipo de olas. Aunque posiblemente sean cada vez más suaves», señala el doctor Jaime Jesús Pérez, de la Asociación Española de Vacunología.

De momento, el coronavirus ha contagiado ya a 121 millones de personas y ha matado a casi 2,7 millones. La vacuna es la única esperanza para acabar con la pandemia, pero todavía queda camino por recorrer.