Jeringuillas y un vial de la vacuna contra el COVID-19

Jeringuillas y un vial de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por AstraZeneca. EFE/Rungroj Yongrit/Archivo

Salud | Vida Sana

Trombosis venosa cerebral, la sombra que paraliza la vacunación con AstraZeneca

AstraZeneca está en punto de mira, con la paralización de la administración de la vacuna británica, siguiendo la estela de las posiciones de Alemania, Francia e Italia, la salida de la crisis sanitaria encuentra un serio obstáculo y se aleja el objetivo de alcanzar el 70% de la población vacunada en verano.

Los datos del Instituto Paul Ehrlich de Alemania han precipitado la paralización de la vacunación a todas las edades con la vacuna de AstraZeneca que desarrolló la Universidad de Oxford. Según el comunicado de este centro de investigación han detectado más casos de trombosis entre los vacunados en Alemania respecto a su último análisis de datos, la semana anterior. Si bien no hace públicos esos datos la institución afirma que será la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) quien tendrá que continuar investigando, pero mientras tanto en Alemania no se administrarían más vacunas de AstraZeneca, ni de la primera dosis ni de la de seguimiento.

En particular el Instituto Paul Ehrlich ha observado un aumento notable en una forma especial de trombosis venosa cerebral, una trombosis que ha calificado de «muy rara» y por la que se han disparado las alarmas.

En España se ha detectado un caso este fin de semana de trombosis venosa cerebral, que se ha sumado a los 4 de Noruega y los 6 de Alemania, según ha anunciado la directora de la Agencia Española del Medicamento, María Jesús Lamas. La suma de estos casos han sido determinantes para paralizar cautelarmente la vacunación con la vacuna, por la extrema rareza de estos casos. «Son 11 casos de un total de 17 millones de personas vacunadas», ha enfatizado Lamas. En Reino Unido se han detectado sólo 3 casos entre los 10 millones de dosis administradas, según ha informado Lamas.

Síntomas de trombosis para detectar riesgo tras la vacunación

Lamas detalla los síntomas de los que debemos estar pendientes con la vacuna de AstraZeneca: «Los síntomas que podrían hacer sospechar son dolor de cabeza muy intenso, que empeora al tumbarse o se acompaña de vómitos, alteraciones visuales o sangrados irregulares». El Instituto Paul Ehrlich alerta que aquellas personas que se sienten mal cuatro días después de la vacunación, con dolores intensos y persistentes de cabeza o sangrado cutáneo puntiforme, que se dirijan a su médico de manera inmediata.

La Agencia Española del Medicamento explicita para los pacientes que han recibido la vacuna de AstraZeneca la siguiente recomendación: «La cefalea o dolor de cabeza es un síntoma frecuente después de la vacunación frente a la COVID-19. Sin embargo, si usted ha recibido la vacuna en los últimos 14 días y el dolor de cabeza es intenso y persistente, cambia significativamente al tumbarse o se asocia alteraciones visuales u otros síntomas neurológicos persistentes, se recomienda consultar con el médico».

Trombosis «muy rara»

La trombosis de senos venosos cerebrales es una enfermedad cerebrovascular poco frecuente (representa menos de un 0,5% de los casos totales de las enfermedades cerebrovasculares que se producen en España), según la Sociedad Española de Neurología. Se considera que su incidencia es en torno a 1 – 1,3 casos/100. 000 habitantes al año. Puede afectar a cualquier grupo de edad, aunque es ligeramente más frecuente en mujeres y pacientes jóvenes. Según está sociedad científica dentro de los factores de riesgo específicos por sexo están los anticonceptivos orales, el embarazo y el uso de las terapias hormonales.  El diagnóstico se realiza mediante pruebas de neuroimagen (TAC y Resonancia Magnética).

«Nosotros no tenemos información de qué tipo de trombosis se están produciendo y si están vinculadas a la vacuna», afirma Mar Castellanos, Neuróloga y Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología. Pero esta experta coincide en que «las trombosis cerebrales venosas son muy raras. Las trombosis venosas más frecuentes son las de extremidades inferiores, pero las cerebrales son raras, son un tipo de ictus pero un tipo de ictus muy raro». Si bien Castellanos asegura no tener, hasta el momento, documento alguno sobre qué tipo de trombosis se asocia a la vacuna de AstraZeneca.

Tras los primeros casos de trombosis anunciados la semana pasada Canarias, Asturias, Andalucía y Castilla y León habían confirmado la retirada temporal de dosis de la vacuna de AstraZeneca asociadas a un lote que ya se había retirado en Austria y sobre el que existen sospechas eventos tromboembólicos y que actualmente está investigando la Agencia Europea del Medicamento.

AstraZeneca, por su parte, ha hecho un comunicado oficial en el que destaca que sus estudios no han mostrado un mayor riesgo de trombosis con la vacuna del Covid-19. «Un análisis de nuestros datos de seguridad de más de 10 millones de registros no ha mostrado evidencia de un mayor riesgo de embolia pulmonar o trombosis venosa profunda en cualquier grupo de edad definido, el género, el lote o en cualquier país en particular con la vacuna», ha dicho un portavoz de la compañía a Europa Press.

Un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se va a reunir mañana para analizar «a fondo» la seguridad de la vacuna de AstraZeneca, después de que el viernes esta misma organización descartara peligros en la vacuna.

Desde la EMA por medio de un comunicado ha asegurado que durante el fin de semana han continuado estudiando los datos relacionados con episodios tromboembólicos. El comité de seguridad de la EMA seguirá revisando la información y ha convocado una reunión extraordinaria el jueves 18 de marzo para concluir sobre la información recopilada y cualquier otra acción que pueda ser necesaria.

AstraZeneca en el punto de mira

La vacuna de AstraZeneca ha estado siempre en el punto de mira de las críticas. Primero por el incumplimiento en la entrega de las dosis y después por las dudas que suscitaba la vacunación de los mayores de 65 años.

Por precaución países como España no han permitido la vacunación de mayores de 55 años pese a que varias comunidades autónomas, han demandado que se dejara hacer. «Es algo que se necesita y debería ser urgente la decisión», defendía Antonio Zapatero, viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Zapatero defendía la semana pasada que «hay un porcentaje de 0,01 casos de trombosis en la vacuna de AstraZeneca».

Por su parte la Organización Médica Colegial (OMC) también se manifestó a favor de que se administrara la vacuna a personas entre 55 y 65 años asegurando que España se estaba «autoimponiendo trabas» por no vacunar contra el Covid con la vacuna inglesa.

Comentar ()