Salud

Mascarillas Béjar carece de licencia para fabricar quirúrgicas desde el 20 de julio

La empresa cuyas irregularidades ha desvelado 'El Independiente' recibió nueve días después un requerimiento para retirar estos productos de la venta y del mercado.

Fotografía de una máquina de producción de mascarillas

Producción de quirúrgicas de la compañía a la que Sanidad retiró la licencia el pasado 20 de julio. Mascarillas Béjar

Sanidad retiró a Mascarillas Béjar la licencia para producir quirúrgicas el 20 de julio, lo que le prohíbe fabricar desde esa fecha, es decir, desde hace ya tres semanas. Esta retirada, que el Ministerio de Sanidad ha confirmado a El Independiente, está fechada nueve días antes de la alerta del 29 de julio en la que el mismo organismo requirió a la empresa el cese voluntario de la venta y la retirada del mercado de sus mascarillas quirúrgicas, como adelantó este periódico.

Tras la publicación de esta exclusiva, una portavoz de Mascarillas Béjar insistió en que se trataba de una “recomendación” a pesar de que ocho días antes Sanidad había prohibido a la compañía continuar fabricando mascarillas quirúrgicas.

Desde la empresa aseguraron también que los problemas con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) iban a solucionarse “en esta misma semana” [por la pasada], pero Sanidad ha explicado a El Independiente que para que puedan recuperar la licencia exigida para producir, la Agencia debe realizar previamente una visita de inspección a sus instalaciones y que dicha visita no se ha efectuado al menos hasta este lunes 9 de agosto.

Las causas de la retirada de la licencia están relacionadas con las condiciones de la fábrica. En concreto, que las instalaciones no reúnen “los requisitos que garantizaran las condiciones ambientales para la fabricación y el almacenaje de productos sanitarios.  Además el sistema de calidad no permitía identificar la trazabilidad de los materiales de acondicionamiento utilizados en la fabricación al estar utilizando cajas recicladas y no contar con material de acondicionamiento de la propia empresa”.

Esa licencia había sido otorgada a la compañía el 31 de marzo de 2021 y desde el 20 de julio está revocada. La AEMPS ha afirmado a El Independiente que su “voluntad” es “acelerar en la medida de lo posible todo el procedimiento y autorizar la licencia de fabricación a la empresa una vez que se garanticen las condiciones para la fabricación y trazabilidad de los productos”. 

Mascarillas Béjar ha negado incluso informaciones publicadas en la página web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. El día de la alerta (29 de julio) la cuenta de la compañía aseguró en Twitter que se trataba de “un bulo” y a las preguntas de este periódico envió como respuesta la licencia, en un momento en que ya se la habían retirado.

Este periódico desveló el pasado 31 de julio las irregularidades de la empresa en la producción de mascarillas quirúrgicas pero también en la comercialización de FFP2 que contaban con certificados CE (exigidos para la comercialización dentro de la Unión Europea) falsificados. Ese mismo día El Independiente publicó que tras la compañía, a través del fondo ICW Holding, está Luis Sans, uno de los principales acusados en la trama iDental por la que se le acusa de delitos administración fraudulenta, estafa, apropiación indebida, falsedad documental, lesiones y delitos contra la salud pública. El empresario estuvo en prisión preventiva por esta causa durante más de un año y salió tras pagar una fianza de 50.000 euros.

Te puede interesar

Comentar ()