La confianza de los españoles en las vacunas frente al Covid ha ido aumentando con el paso de los meses y se encuentra en máximos con un 95% de españoles que afirman que se vacunarían (la mayoría ya lo ha hecho). Así lo refleja la séptima ronda del estudio COSMO-Spain de conocimiento y percepción social de la pandemia, que coordina el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad.

La confianza que no está tan reforzada es la de los padres a vacunar a sus hijos menores de edad. En este sentido solo el 71% de los padres se muestra dispuesto en caso de que hubiera vacuna. Actualmente la hay para los mayores de 12 y las de los niños menores de esa edad se encuentran actualmente en ensayos clínicos. Los resultados se esperan hacia finales de año y como publicó El Independiente el pasado julio, las reacciones en adolescentes son clave para la decisión sobre los más pequeños.

Este descuadre entre la confianza de los adultos a vacunarse ellos mismos y a sus hijos puede entenderse en el contexto en que las vacunas aún no estén aprobadas, aunque eso afecta solo a los menores de 12 años. De hecho, en la ronda previa del estudio, correspondiente a mayo de 2021, el porcentaje de padres que pondrían la vacuna a sus hijos era aún menor, del 65%.

Cómo ha evolucionado la confianza en las vacunas

El estudio COSMO-Spain lleva preguntando a los españoles aspectos relacionados con la pandemia desde mayo de 2020. Desde julio de ese año ha preguntado sobre la vacuna y en los primeros meses los españoles dispuestos a vacunarse quedaron incluso en un 39%. Ese porcentaje de provacunas fue aumentando ronda a ronda y ahora en septiembre de 2021, nueve meses después del inicio de la campaña de vacunación, ha alcanzado su máximo del 95%.

Entre los contrarios a vacunarse, cae el porcentaje de quienes alegan que les falta información para decidir. Son el 40% frente al 56% de la ronda anterior. También disminuyen el número de quienes creen que la vacuna puede perjudicar su salud del 50 al 45%. Sin embargo, aumentan al 27% los que creen que la vacuna no será eficaz y el de los que directamente no creen en las vacunas, que pasan del 9 al 13%. El 15% cree que tiene pocas posibilidades de contagiarse (frente al 9% de la ronda anterior).

El estudio analiza también la satisfacción respecto al proceso de vacunación que es «muy alta» aunque ligeramente inferior a la ronda anterior. El 16% asegura que no le han informado de qué vacuna le ponían, frente al 14% anterior.